Discurso del canciller Jorge Arreaza en el Congreso Bolivariano de los Pueblos

(…) para que logremos que haya justicia, así de sencillo, y que los responsables de las medidas coercitivas unilaterales, así llamadas en el derecho internacional, y que ustedes habrán visto que las llaman “sanciones”. Ahora, habría que preguntarse, ustedes lo pudiesen responder tranquilamente. Habría que preguntarse, ¿quién tiene facultades para sancionar en el mundo?

Yo les pregunto, ¿tiene Estados Unidos y la élite que gobierna Washington facultad o autoridad para sancionar a alguien en este mundo? Evidentemente que no la tienen. Por eso insisto, en este acto, gracias al profesor Aristóbulo y al equipo del Congreso Bolivariano de los Pueblos, siguiendo el lineamiento del presidente Nicolás Maduro, para informar al pueblo, para que el pueblo se apropie de esta acción jurídica que se tomó la semana pasada.

Tenemos que manejar dentro de las posibilidades los términos jurídicos. Son medidas coercitivas unilaterales, no son sanciones. Las llaman sanciones desde Estados Unidos, podemos decir las mal llamadas sanciones, pero son medidas coercitivas unilaterales, es decir, son decisiones que toma el gobierno de los Estados Unidos contra el derecho internacional, contra la Carta de las Naciones Unidas, violando los principios de cualquier relación civilizada entre los Estados. Y que desde Estados Unidos las toman para, en el caso venezolano, generar dificultades económicas y, en consecuencias, sociales al pueblo de Venezuela.

Son unilaterales porque las toma un país de manera unilateral. Son coercitivas porque tratan de presionar, de coaccionar, de torcer la voluntad de un pueblo. Ahora preguntémonos, ¿cuántos años tiene nuestra amada y hermana Cuba bajo el bloqueo? Que son medidas coercitivas unilaterales, casi 60 años y ¿han logrado torcer la voluntad del pueblo cubano?

En el caso venezolano, ya hemos perdido la cuenta de la cantidad de acciones, de medidas coercitivas unilaterales que han tomado contra nuestra empresa petrolera, contra el Banco Central de Venezuela, contra las capacidades de Venezuela para maniobrar en el ámbito financiero.

La prohibición del uso de la moneda, el dólar, en el mundo. El no poder utilizar las cuentas bancarias de la República en el mundo, que hayan secuestrado los recursos, el dinero, el oro de la República en bancos internacionales, que se hayan apropiado ilegalmente. Que nos hayan robado nuestra empresa Citgo en los Estados Unidos o la empresa Monómeros en Colombia.

Hemos perdido casi la cuenta de las acciones contra Venezuela ¿Han logrado esas acciones torcer la voluntad del pueblo venezolano? Ni lo lograrán. Por eso es tan importante que nos apropiemos como pueblo de la acción jurídica, insisto. Podemos llamarla en el término jurídico, preciso o técnico, que es remisión, según el artículo 14 del Estatuto de Roma, que es la normativa de la Corte Penal Internacional, se llama remisión.

Pero eso es equivalente a denuncia, es equivalente a demanda. Nosotros hemos denunciado, hemos demandando al gobierno de los Estados Unidos por tomar medidas coercitivas unilaterales contra el pueblo venezolano, y tiene la Corte Penal Internacional un caso sólido para investigar, para enjuiciar y para determinar responsables, para determinar quiénes son los culpables de haber firmado órdenes ejecutivas, de haber emitido sanciones según ellos, medidas coercitivas.

Y en el caso de que así fuera, la justicia internacional tendría que ir por esos personajes, enjuiciarlos, darle su derecho a la defensa, pero enjuiciarlos, y si no tienen, cómo no la tendrán nunca, capacidad de demostrar su inocencia, deben ir a prisión internacional. Eso es lo que estamos buscando con esta acción jurídica que el presidente Nicolás Maduro ha tomado.

Saben ustedes que se trata de un caso penal, de la responsabilidad ante la comisión de delitos, hay derecho penal interno, derecho penal internacional, no es, es importante diferenciar esto, porque ahí en Países Bajos, también conocido como Holanda, pero es realmente su nombre, Reino de los Países Bajos, está otra Corte Internacional que es la Corte Internacional de Justicia, esa es otra corte, esa corte es para dirimir las controversias entre los Estados, es decir, Venezuela puede llevar ahí un caso contra el Estado de Colombia, por decirlo. O puede tratar allí casos limítrofes. Nicaragua-Colombia, Canadá-Estados Unidos, lo que fuera. Y la Corte Internacional de Justica se encarga de determinar allí las responsabilidades y determinar la justicia internacional. Este caso que el presidente Nicolás Maduro ha llevado es ante la Corte Penal Internacional. Las responsabilidades penales son individuales, personalísimas.

De lo que se trata no es de determinar si el Estado de los Estados Unidos es responsable, no. Se trata de determinar, y ya la Fiscalía de la Corte Penal Internacional tendrá la oportunidad de hacer su investigación, si es Donald Trump el responsable, si es Mike Pompeo el responsable, si es John Bolton el responsable, si es Steven Mnuchin el responsable, con nombre y con apellido para identificar responsabilidades, enjuiciarlos, y si fuera el caso de que se declare la responsabilidad, la culpa, irían a prisión internacional.

Además este es un caso que no es solo Venezuela, veámoslo así. Cuba no es parte de la Corte Penal Internacional, fue una decisión soberana en su momento. Venezuela sí, desde el año 1998 el gobierno de Rafael Caldera llevó adelante los trámites que en el año 2000, ya en Revolución, fue ratificado el Estatuto de Roma. Entra en vigencia el Estatuto de Roma y somos parte de la Corte Penal Internacional.

Irán tampoco es parte de la Corte Penal Internacional, la República Popular Democrática de Corea, conocida como Corea del Norte, tampoco es parte, pero nosotros sí. Nicaragua también. De manera que, hoy mismo el parlamento, el Congreso de Nicaragua emitía un acuerdo respaldando la acción de Venezuela ante la Corte Penal Internacional.

Y además es Venezuela yendo a las instancias que nos brinda el derecho internacional. Porque o nos apegamos al derecho internacional o entonces es la barbarie, la ley de la selva. Que es lo que pretende los Estados Unidos, imponer no el impero de la ley, sino la ley del imperio. Y hay que decirle a los Estados Unidos que aquí en Venezuela la única ley es la Constitución venezolana, las leyes y derecho internacional debidamente ratificado y es parte del reglamento jurídico venezolano.

El Estatuto de Roma, así se llama la normativa, es en consecuencia parte, es la norma que rige la Corte Penal Internacional y Venezuela es parte de ese Estatuto y de esa Corte Penal.

Por eso hemos ido con la frente en alto, nosotros no fuimos como dijo el Presidente, a lloriquear. Nosotros no fuimos a decirle a la Fiscal, la señora Fatou Bom Bensouda, no fuimos a decirle ¡ahí! nos están agrediendo simplemente, no. Fuimos a decirle aquí están las pruebas, aquí tienes un primer documento, traeremos más pruebas y nosotros aspiramos a que haya justicia y que los responsables vayan a prisión.

¿Qué es lo que pretendemos, con la ley, con argumentos? Demostrar y creemos que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional puede demostrar en su investigación que las medidas coercitivas unilaterales, ilegales, arbitrarias, constituyen crimen o crímenes de lesa humanidad, crímenes contra la humanidad, eso hay que demostrarlo, ahora, ustedes, nosotros como pueblo hemos vivido las consecuencias del bloqueo, de las medidas coercitivas unilaterales. Hemos vivido, por ejemplo, la afectación en el sector de nuestra industria petrolera. En Pdvsa se generan la mayor cantidad de recursos del Estado ¿en qué se traducen esos recursos? En inversión social, en compra de medicamentos, de tratamientos, de alimentos, de semillas, en la satisfacción de las necesidades del pueblo, los equipos médicos. Si producimos menos petróleo o nos bloquean las rutas de comercialización del petróleo, tenemos menos recursos y eso afecta la economía nacional, eso afecta la sociedad, eso te afecta a ti, te afecta a ti, te afecta a ti.

Si un equipo médico, vamos a poner el nombre de la tecnología, de Philips, una empresa europea, no tiene el mantenimiento debido o no está bien calibrado, o simplemente se le dañó una pieza, y no podemos calibrar, no podemos importar la pieza por las medidas coercitivas unilaterales y no se hace un buen diagnóstico a tiempo y fallece un compatriota como ha ocurrido una y muchas veces, ¿quién es el responsable de eso? Están allí, en Washington, sentaditos, firmando órdenes ejecutivas. Hoy mismo emitieron medidas coercitivas unilaterales contra una empresa rusa, Rosneft Trading, que trabaja con Pdvsa en la comercialización del petróleo venezolano. Esa medida es contra el pueblo venezolano, es contra los trabajadores y las trabajadoras de Pdvsa, es contra la posibilidad de que produzcamos y vendamos más petróleo para tener mayores ingresos para la vivienda, para la salud, para la educación, para la infraestructura, para la vida, para la alimentación.

Bueno, ya sabemos que los trabajadores de Pdvsa, ya se han activado como se activaron los trabajadores de Conviasa y las trabajadoras de Conviasa para defender a esa industria, para levantar la cara y para producir más que nunca, a pesar de cualquier medida, a pesar de cualquier acción que se tome en Estados Unidos. Ya la Cancillería rusa le ha dado respuesta a esa decisión. Claro, ellos pretenden también, ellos están violando allí unas normas en las que ellos supuestamente creen, el libre comercio, la libre empresa, para afectar a las empresas rusas y que las empresas estadounidenses copen espacios de mercado y se queden con ganancias. Ellos están buscando y procurando eso también, pero a costa de qué, de afectar la comercialización y la producción petrolera en Venezuela. Fíjense ustedes, todo esto es un círculo perverso desde Washington para perjudicar al pueblo venezolano.

Congreso Bolivariano de los Pueblos respalda acción jurídica presentada por Venezuela ante La Haya

Nosotros, en esa denuncia, primer documento, porque luego, ya se han comunicado con nosotros, el Defensor del Pueblo se está activando también, porque las víctimas del bloqueo se han activado también y quieren hacer llegar por sus propias vías su testimonio, su aporte a la Corte Penal Internacional.

Hemos encontrados, hay niños que iban a ser sometidos a operaciones quirúrgicas para su trasplante de médula en hospitales italianos, niños venezolanos, financiados por Citgo, nuestra empresa, propiedad de Petróleos de Venezuela y no se pudo por las medidas coercitivas unilaterales y varios de esos niños murieron, tanto afuera, no recibieron sus trasplantes o no pudieron continuar sus tratamientos, como en la lista de espera aquí también para los trasplantes de médula ósea. Eso es responsabilidad de los Estados Unidos. O los niños que están en Argentina, las niñas que están en Argentina, para trasplante de hígado, hepático también, y ya les han dicho que les van a suspender los recursos por las medidas coercitivas unilaterales.

Hay que agradecer, en el caso de Italia, distintos hospitales italianos que se hicieron cargo de muchos de los pacientes, pero otros no pudieron y algunos fallecieron. Tiene que haber responsables, tiene que haber justicia para ese y para todos los casos. Y ¿Cuántos en Venezuela no hay? ¿Cuántas carencias no puede haber habido en un hospital? Ustedes recuerdan cuando surgieron unos brotes de sarampión, de difteria, se ha superado, por el esfuerzo que hizo el presidente Nicolás Maduro de poder destinar los recursos, buscar las vías para comprar las vacunas, a pesar del bloqueo y de las medidas.

Los tratamientos para la malaria que no pudimos comprarlos en Colombia, que no podíamos importarlos desde Estados Unidos, que no podemos tener un contrato directo con estos grandes laboratorios: Pfizer, Roche, Bayer, etcétera, porque las medidas unilaterales impiden que “usted le venda medicamentos para salvar vidas a, el régimen dictatorial opresor, no sé qué, no sé qué más, del dictador Nicolás Maduro”. Es una estrategia contra el pueblo venezolano. Ahora, hemos ido resolviendo y ahí hay que agradecer también a la política exterior, la política internacional de alianza del presidente Nicolás Maduro, ahí está Rusia, ahí está China, ahí está Turquía, ahí está Cuba, ahí están los países del Caribe y muchos otros países con los cuales hemos podido ir abriendo brechas, burlando las sanciones, pero es una persecución sin descanso.

No es solo un bloqueo, porque no es que estamos en una ciudad amurallada, y no puede entrar ni salir nadie, eso está ocurriendo, para que no podamos importar, para que no podamos comprar, para que no entren medicinas, para que no entren alimentos, para que no entren semillas, para que no entren repuestos, para que no entre gasolina, si es que necesitamos importarla, que a veces necesitamos importarla, porque no tenemos los repuestos para que las refinerías funcionen a plenitud. Las navieras que no pueden trabajar con Venezuela. No es solo eso sino que nos persiguen en el mundo. Ah esta cuenta, esta empresa, allá en Asia, le vendió algo a un ministerio de Venezuela, sanciónenla. Esta otra empresa, sanciónenla. Bloqueen este dinero, bloqueen allá.

Es una persecución cruel, inhumana, perversa, criminal. Por eso hemos ido a la Corte Penal Internacional, donde se tratan los crímenes, porque son criminales. No señores y sí son crímenes de lesa humanidad. Tenemos que demostrar que es un ataque, es un ataque cuando firman una orden ejecutiva o uno de estos instrumentos jurídicos del Departamento del Tesoro que, como dijo nuestra vicepresidenta Delcy Rodríguez en la ONU, el Departamento del Tesoro se ha convertido en el Pentágono económico, es decir, en el ministerio de la guerra a través de la economía, porque las medidas coercitivas unilaterales terminan siendo armas de destrucción masiva.

Son como bombas que caen sobre los pueblos. Ahí están los apagones que sufrimos el año pasado, no solo hubo un ataque cibernético, lo hubo, pero donde está el servicio que inmediatamente debió haber prestado General Electric o Siemens, como empresa, para ayudar a recuperar el sistema que tiene su tecnología y que ellos tienen, incluso, compromisos contractuales de garantía y mantenimiento con nuestra industria. No, no pueden venir a Venezuela, porque entonces nos castigan, nos sancionan, y ahí están las consecuencias de esos días.

Es un ataque integral, multiforme, por distintas formas, por distintas vías, contra el pueblo venezolano. Sin lugar a dudas lo es. No es un ataque militar, pero es muy parecido a uno, es otra modalidad del uso de la fuerza, la cual está prohibida por la Carta de las Naciones Unidas e incluso, la Carta de las Naciones Unidas prohíbe la amenaza con el uso de la fuerza. En agosto de 2017, salió el señor Donald Trump, a decir que él no descartaba, y que estaban trabajando en una operación militar contra Venezuela, y lo ha repetido una y mil veces, que todas las opciones están sobre la mesa, incluyendo la militar. Eso ya es ilegal, pero el ataque económico es sin lugar a duda, y es fácil de calificar como criterio para constituir un delito de lesa humanidad. Luego hay que determinar si es generalizado, ¿Cuándo sancionan nuestra economía hay algún venezolano que no le afecte? ¿Si aquí falta un producto, si no tenemos un repuesto, si hace falta el combustible? A todos y a todas nos afecta, porque es un ataque generalizado, no va contra un grupito, va contra todo el pueblo de Venezuela, eso es fácil también de demostrar.

Es sistemático, pues desde el año 2014 en adelante, ahí tenemos la lista con sanciones, medidas coercitivas unilaterales casi semanales, ahora casi diarias, eso es sistemático, porque van ocurriendo en el tiempo con una periodicidad fácilmente identificable y que va afectando en cada una de esas decisiones es parte del ataque que hemos venido hablando.

¿Es contra la población civil? Claro, y contra la familia militar también, como parte que son de la población venezolana, pero es contra todos y todas, eso es otro criterio, donde el artículo 7 del Estatuto de Roma establece cómo ir determinando si son crímenes de lesa humanidad. Y luego, si es de conformidad, si es una política que es producto de un Estado o una organización. Efectivamente, el Estado de los Estados Unidos de Norteamérica tiene una política incluso más allá del gobierno, porque el Congreso de Estados Unidos se ha sumado, el Poder Judicial, ellos también forman parte de ese Estado y es fácil de comprobar. Hay distintas modalidades nuevas como: la modalidad de exterminio, de persecución, genocidio, y en cada una de ellas ir desarrollando con hechos, testimonios, con elementos concretos irrefutables, para demostrar que efectivamente se están constituyendo, se están conformando crímenes de lesa humanidad contra el pueblo de la República Bolivariana de Venezuela.

La demanda que se introdujo ante la Corte Penal Internacional es una muestra de respeto al derecho internacional, pero también es un acto, y hay que reconocerlo así, de coraje y valentía del presidente Nicolás Maduro Moros.

Las medidas coercitivas unilaterales están dentro de este importante expediente donde hay por lo menos 35 resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas y del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, condenando estas medidas coercitivas unilaterales. Pero ustedes saben que Estados Unidos no le hace caso al derecho internacional, por ahora, porque en la medida que los pueblos, los Estados afectados por las políticas y las agresiones de los Estados Unidos, nos coordinemos y tomemos acciones conjuntas, en algún momento tendrán que ponerse a derecho y tendrán que cumplir con el derecho internacional.

Tenemos estadísticas sociales de Venezuela, de cómo afectaron la producción, el sector alimentación, sector salud, además hubo impacto en todos esos indicadores que se corresponden con la temporalidad que le sugerimos en el expediente a la Fiscal, por lo menos desde el año 2014, cuando el famoso decreto de Obama, que fue el 8 de marzo del año 2015, pero ya en 2014, bueno me correspondió a mí estar en la Vicepresidencia Ejecutiva, y ya veíamos diferentes tipos de decisiones, bancos corresponsables se negaban  a hacer transacciones desde Venezuela, empresas que se negaban venir al país para hacer mantenimiento de servicios públicos, infraestructura, facilitarnos equipos en tecnología médica, etc.

El Relator Especial sobre Medidas Coercitivas Unilaterales y sus efectos en el disfrute de los Derechos Humanos (ese es el título), un señor argelino experto, establece que al menos desde el año 2000, Venezuela está sufriendo algún tipo de medida coercitiva unilateral, pero nosotros diferenciamos la temporalidad, y cuando nos damos cuenta, el impacto en los indicadores económicos, en los sociales, en los económicos del año 2014, 2015, 2016, 2017, además de sumarle la violencia política entre guarimbas, precios del petróleo que fue ideado por Estados Unidos contra países como Irán, Rusia, incluyendo Venezuela. Es un ataque integral en cada una de las órdenes ejecutivas y decisiones que ha tomado el Departamento del Tesoro de la Casa Blanca contra nuestro país, nuestros funcionarios y la economía venezolana, donde se evalúa la relación directamente proporcional entre las medidas coercitivas unilaterales, la arremetida de agresión contra Venezuela y en el impacto en los sectores económicos y sociales de nuestro país. Para cualquier investigador penal es sencillo de demostrar.

Nosotros aspiramos a que haya justicia, y le hemos dicho a la Fiscal con todo respeto como lo hemos hecho con todos los procedimientos, que ellos van a establecer y cumplir respetuosamente con nuestra parte, que “el tiempo es clave, porque esto no es una guerra que ocurrió ni una supuesta masacre que hubo, ni fueron unas protestas postelectorales. Esto está en proceso, está ocurriendo, esto no es postfacto, estamos hoy sufriendo, y a medida que ustedes actúen desde la Corte Penal Internacional y den señales de justicia contra el gobierno de Estados Unidos, se podrán detener las muertes, el sufrimiento, las dificultades del pueblo venezolano y de los pueblos del mundo, ya que el elemento temporal aquí es también central”.

Luego están los temas estrictamente jurídicos, la admisibilidad del caso, la jurisdicción, Venezuela es parte del Estatuto de Roma, de la Corte Penal Internacional y es en territorio y la población venezolana quienes sufren las consecuencias y secuelas de las medidas coercitivas unilaterales. Desde ese punto de vista es inobjetable.

Han dicho que Estados Unidos no forma parte de la Corte Penal Internacional, pero hay teoría jurídica que la propia Corte y los propios expertos han utilizado en otros casos, hay una de ellas que es muy clave, como lo es la jurisdicción de efectos, es decir, tú podrás estar en cualquier país del mundo, o en la luna si acaso, pero si tus ataques y tus decisiones perjudican a la población civil, constituyen crímenes de lesa humanidad en la población, contra la población de un Estado parte, la justicia internacional tiene que ir tras de ti a la luna si es necesario y hacerte responsable por los crímenes que cometiste.

En consecuencia compatriotas, y lo decía el Presidente también, para no extenderme más e incluso poder recibir algún comentario, alguna pregunta. Esta es una acción jurídica, una denuncia, una demanda valiente, pero no solo valiente en lo político sino bien sustentada en lo jurídico, con elementos científicos de los impactos en la sociedad, de los impactos en la economía, de los impactos en la vida de las venezolanas y los venezolanos, y vamos a transitar este camino y bueno, como les decía, llegará el momento, y quizás Venezuela, así como hace 200 años le correspondió al Libertador Simón Bolívar y a aquellas generaciones darle lecciones al imperio español hasta que el imperio español se retiró de estas tierras, llegará el momento en que la ley del imperio se retire de la República Bolivariana de Venezuela y seamos absolutamente libres de las medidas coercitivas unilaterales, de sus efectos, de sus secuelas y que nada ni nadie pueda trastocar el blindaje de nuestra economía.

Quiero darle las gracias, profesor (Aristóbulo Istúriz), y es muy importante y con esto termino, una vez explicado lo que estamos haciendo, de qué se trata el caso, porque la Revolución Bolivariana es esto, mal podríamos nosotros, mal podría el Presidente o la Cancillería, llevar este caso y no explicárselo al pueblo, estaríamos siendo irresponsables. Nuestra responsabilidad con el pueblo es pedagógica, nuestra responsabilidad es que ustedes, como decía Karl Marx, se apropien de las ideas, se apropien de las acciones, y ustedes las lleven adelante. Al final serán ustedes los protagonistas siempre. Cada sector del Congreso Bolivariano de los Pueblos y del pueblo venezolano organizado debe asumir esta denuncia, esta demanda como propia y tenemos que convencer incluso a aquellos no convencidos.

Hay un señor hoy que sale celebrando las medidas coercitivas unilaterales contra la empresa petrolera rusa, señor que solicitó las sanciones, mal llamadas sanciones, contra Conviasa, y solicitó estas medidas contra la empresa rusa hace poco más de una semana en la oficina del señor Donald Trump, y él celebra que los trabajadores se vean afectados, que la producción petrolera se vea afectada, que haya menos recursos para la salud, para la educación, él celebra el sufrimiento del pueblo venezolano.

Si la Fiscalía y la Corte Penal Internacional hacen una averiguación rigurosa, van, estoy seguro, a tener en cuenta que no solo los responsables están en Washington, hay algunos que están en el este de Caracas también, hay unos que están por ahí solicitando, pidiendo (mal llamadas sanciones) en otras partes del mundo, supuestos venezolanos, pidiendo sufrimiento y medidas contra su propio pueblo.

Cada una de ustedes, mujeres que están aquí, que además la mujer es víctima directa de la manera más evidente de las medidas que ha tomado el gobierno de los Estados Unidos contra Venezuela. Ustedes son heroínas de la resistencia contra el bloqueo criminal de los Estados Unidos ¡Qué viva la mujer venezolana! ¡Qué viva la familia venezolana y los distintos sectores!

Así como ha sido valiente el presidente Nicolás Maduro en presentar esta denuncia ante la Corte Penal Internacional, nos toca ahora como pueblo organizado también poner al frente nuestra dosis de valentía y apoyar al Gobierno Bolivariano de Venezuela, al presidente Nicolás Maduro en esta denuncia en la Corte Penal Internacional.

En la medida, así como ayer y antes de ayer se llevaron adelante los ejercicios militares Escudo Bolivariano 2020, bueno eso están viendo en los Estados Unidos y cuando los Estados Unidos ven que hay cuatro millones de milicianos, que tenemos armamento desplegado, eso sirve también como disuasión, y se la piensan antes de actuar contra Venezuela militarmente.

Bueno, que se activen no solo en la defensa por la vía del territorio, sino en la defensa de la familia, de la sociedad, de la economía del pueblo venezolano, apoyando esta denuncia ante la Corte Penal Internacional. Si nos activamos, si nos organizamos, será de inmenso impacto en las decisiones que se tomen en la justicia internacional, la actitud y la conducta valiente del pueblo de Venezuela. Muchas gracias compañeras, muchas gracias compañeros ¡Qué viva el pueblo de Venezuela!

Tags: , , , , , , , , ,

Temas: Venezuela denuncia sanciones ante la Corte Penal Internacional.

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram