Venezuela rechaza erráticas arremetidas de gobiernos subordinados al imperialismo estadounidense

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela considera necesario hacer del conocimiento del Pueblo venezolano y de la comunidad internacional que continúa la arremetida de un grupo gobiernos satélites subordinados a los planes imperialistas estadounidenses, que alimentan el obsesivo objetivo de poner en marcha una trama desestabilizadora contra la legítima institucionalidad democrática venezolana.

De esta manera, los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú han venido dando marchas y contramarchas mediante declaraciones y comunicados en los cuales un día dicen y al siguiente se contradicen, en relación con sus peculiares interpretaciones del ordenamiento jurídico venezolano, pretendiendo arrogarse ilegalmente la potestad de determinar la legitimidad de las instituciones venezolanas.

Mas allá del despropósito de este proceder y de su insólita falta de rigor y apego al Derecho Internacional, resulta objeto de preocupación que estas conductas titubeantes sean la respuesta ante las reprimendas que han recibido de parte del gobierno estadounidense por haber ofrecido la rectificación exigida por el Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

Los gobiernos concernidos actúan prestando sus voces al nefasto coro que su mandante está dirigiendo para desencadenar situaciones de inestabilidad política interna que justifiquen la intervención extranjera que los factores guerreristas estadounidenses han venido anunciando sin ningún rubor.

Pero muy a pesar de sus nefastas intenciones, en Venezuela está vigente la institucionalidad constitucional mediante el funcionamiento de todos sus poderes públicos, cada uno en su lugar, conforme al mandato de la Constitución y no del capricho de estos gobiernos satélites, por lo cual, el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela seguirá analizando detalladamente las actitudes hostiles de estos gobiernos y sabrá tomar decisiones que garanticen la protección del Estado y sus instituciones, en defensa de la República y la soberanía nacional, bajo el precepto indeclinable de su único mandante: la Constitución Bolivariana de 1999.


Descargar en PDF

Tags:

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram