Venezuela denuncia comportamiento guerrista y unilateralista de Estados Unidos ante la Conferencia de Desarme en Ginebra

Durante la reunión Plenaria de la Conferencia de Desarme de las Naciones Unidas, el embajador Jorge Valero, representante de Venezuela, en el único foro con el mandato universal de negociación de instrumentos jurídicamente vinculantes en materia de desarme, saludó a los pueblos del mundo que, en concierto con sus Gobiernos, realizan esfuerzos necesarios para reducir el daño de la pandemia del COVID-19. “Medidas concretas y holísticas son necesarias para salvar la vida de millones de personas”, apuntó el Embajador.

En el encuentro, la representación venezolana se unió con veneración al minuto de silencio rendido a las víctimas de las explosiones de Beirut, en El Líbano. Hechos que han causado gran pesar entre el pueblo venezolano, que tiene una abundante comunidad de origen libanés, comentó el embajador Valero.

Venezuela celebra la proclamación de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, aprobada en la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), en La Habana, Cuba en 2014. Allí, todos los Estados de la región, incluidos Venezuela, se comprometieron a avanzar hacia el desarme nuclear, como objetivo prioritario y a contribuir al desarme general y completo. Brasil, por su parte, expresó que no suscribía una declaración del G21, del cual forma parte Venezuela, leída por el Embajador de Etiopía, dado que se había retirado de la Celac

Destacó el diplomático que durante más de 20 años se han paralizado las negociaciones sustantivas de la Conferencia de Desarme, lo cual se ve apalancado por el colapso de los principales acuerdos en materia de seguridad internacional, desarme y control de armamentos, incluyendo el Tratado de Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio de la Federación de Rusia y Estados Unidos; el Plan de Acción Integral Conjunto con Irán; el Tratado de Cielos Abiertos; y el Tratado New START. Todos -subrayó el embajador Valero- han sido abandonados por el Gobierno de Estados Unidos.

El futuro de la Conferencia de Desarme

El diplomático bolivariano señaló que este mes se cumplen 75 años desde que Estados Unidos utilizó salvajemente bombas nucleares en Hiroshima y Nagasaki. Los efectos perjudiciales y catastróficos de la radiación generada entonces, aún se sienten. No hay medida humana que permita valorar el dolor causado por el uso de estas bombas. Aun así, existe la posibilidad de nuevos y modernos ensayos y ataques nucleares.

Preguntó ante la Plenaria, ¿Cuál es el papel de la Conferencia de Desarme en un contexto en el cual la principal potencia nuclear del mundo (Estados Unidos) rechaza y condiciona sistemáticamente toda regulación en materia de desarme?

¿Qué país del mundo, que tiene una política exterior que desprecia el multilateralismo y busca reducir el régimen internacional de desarme, se beneficiará con esta situación? ¿Qué pretende el gobierno de los Estados Unidos al rechazar las obligaciones internacionales más elementales en materia de desarme?

Ante este panorama, el Representante de Venezuela señaló que, no será posible crear condiciones favorables para el desarme, ni establecer una nueva era de control de armas sobre la base del derrumbe del sistema actual de desarme y control de armamentos, que el Gobierno de Estados Unidos desea erradicar.

Es evidente que una política exterior según la cual un país se niega a aceptar nuevas regulaciones en materia de desarme tendrá un impacto directo en un órgano de negociación que funciona por consenso, como es la Conferencia de Desarme.

Advirtió el Embajador Jorge Valero que el unilateralismo es tan peligroso que es impugnado, incluso, por países poseedores de armas nucleares. Es una crítica sensata a los mecanismos de disuasión nuclear, basados en la supremacía y en la competencia militar.

La presión que sufre el régimen actual de desarme ofrece nuevas dudas a la confianza que la comunidad internacional ha puesto sobre la ONU para proteger la seguridad internacional y prevenir la guerra.

Por su parte, el embajador Valero destacó que los países en desarrollo, que no cuentan con armas nucleares son presas del terror y susceptibles a la manipulación política. En este panorama, la Zona de Paz de América Latina y el Caribe corre peligros inminentes.

Señaló que Venezuela comparte una visión multilateralista de seguridad internacional. Considera que la paz puede alcanzarse mediante el fortalecimiento del régimen internacional de seguridad, desarme, control de armamentos y no proliferación.

Dijo que, “solo el diálogo constructivo y la voluntad política de los Estados Miembros de la Conferencia de Desarme son claves, para contrarrestar el daño que se ha causado al régimen internacional de desarme por los Estados Unidos”. En este contexto, la Conferencia deberá en el año 2021, realizar esfuerzos ingentes para superar el estancamiento ya histórico, agudizado por la incertidumbre producida por el COVID-19, explicó el diplomático bolivariano.

Finalmente, Venezuela hizo un llamado a los Estados Miembros de la Conferencia, que están dispuestos a progresar en función de acuerdos significativos vinculantes, y que atienden los problemas latentes de seguridad internacional, incluyendo el desarme nuclear; la prevención de la carrera de armamentos; las garantías negativas de seguridad y la prevención de la carrera de armamentos en el espacio ultraterrestre, a no ceder ante doctrinas que fomentan la guerra.

Misión Venezuela ONU Ginebra

Tags: , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram