El gobierno de Bolsonaro tendrá que pedirle perdón al pueblo por pisotear la diplomacia de Brasil, dice el canciller venezolano

El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, dijo que el gobierno del presidente Jair Bolsonaro tendrá que disculparse con la gente “por la forma en que pisotean la diplomacia de Brasil”.

En una entrevista exclusiva con Opera Mundi,  Arreaza habló sobre la relación con el gobierno brasileño y dijo que la diplomacia de Brasil “ya no es la Itamaraty de hace dos años, cuando era una importante escuela diplomática para América Latina y el mundo”.

El ministro también estaba preocupado por la situación de los 11.800 brasileños que viven en Venezuela, que quedaron sin servicios consulares después de que el gobierno de Bolsonaro retirara el cuerpo diplomático de Caracas a principios de este mes.

El canciller también habló sobre el intento fallido de invasión sufrido por Venezuela el 3 de mayo y sobre la denuncia de la agresión presentada por Rusia en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Lea la entrevista completa:

Opera Mundi: Después de la Operación Gedeón, ¿algún país, además de los aliados de Venezuela, contactó al gobierno venezolano para expresar su repudio contra esta acción violenta?

Jorge Arreaza: No. Ningún país nos ha contactado de ninguna manera. Partidos de izquierda y movimientos populares entraron en contacto. Pero, hasta la fecha, ningún gobierno en América Latina o Europa ha hablado sobre el tema. Hubo un silencio cómplice para ocultar el escándalo de una acción armada y mercenaria, financiada por Estados Unidos y organizada en territorio colombiano. Es una pena para las Relaciones Internacionales y para el continente americano, que un país haya sufrido esto, que un país latinoamericano haya participado en una operación que también recibió fondos del narcotráfico, con mercenarios de los Estados Unidos. Eso es una vergüenza. Además, ahora estamos viendo cómo la Unión Europea, los Estados Unidos y los países del Grupo de Lima, que están cartelizados contra Venezuela, están reanudando la matriz de opinión de que hay una supuesta crisis humanitaria en Venezuela. Celebrarán una conferencia el 26 de mayo para que los donantes internacionales pongan recursos a disposición de los inmigrantes venezolanos. Este es el tema difundido por los medios para encubrir la invasión mercenaria.

¿Por qué estos países insisten en este tema de la crisis humanitaria si la ONU y los fondos de inversión social más importantes afirman que Venezuela no se ajusta al perfil técnico de un país que sufre una crisis humanitaria?

Parece que las ideas utilizadas para atacar a Venezuela están siendo agotadas por los medios y están volviendo a este tema ya superado. Venezuela es el único país del mundo que está recibiendo migración inversa, porque miles de venezolanos (42,000 en los últimos dos meses) están regresando, dejando Colombia, pero también Chile, Perú y Ecuador. También quieren ocultar este fenómeno. Están regresando y estamos brindando atención médica gratuita para el tratamiento contra covid-19.

El presidente Nicolás Maduro se reunió con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y al abandonar esa reunión, el presidente dijo que aceptaría la ayuda y la asistencia humanitaria de cualquiera que quiera hacer donaciones a través de las Naciones Unidas, como es natural. Pensamos que llovería donaciones, lo que enviaría más de 10 aviones de ayuda humanitaria diarios debido a la preocupación que parecían tener con Venezuela, pero fue pura hipocresía. Esta es una estrategia de guerra de cuarta generación. Hicieron lo mismo en República Dominicana en 1965, enviaron 10 médicos para asistencia humanitaria y, junto con ellos, 1,000 soldados de la armada estadounidense. Invadieron el país para derrocar al gobierno. Esto es lo que están tratando de hacer en Venezuela.

¿Cuál es el valor de los recursos estatales de Venezuela bloqueados hoy en el extranjero?

Los recursos de efectivo y oro son de aproximadamente 10 mil millones de dólares en bancos internacionales. A esto tenemos que agregar los activos, como las refinerías de nuestra compañía petrolera, PDVSA, en EE. UU., El beneficio que ya no recibimos, la repatriación del capital de ese beneficio que no se ha enviado desde 2017. Estos recursos pueden superar los 30 mil millones de dólares. Si tuviéramos acceso a todos estos bienes, la situación económica de nuestro país sería totalmente diferente. Además, el bloqueo también afecta a la industria petrolera, porque tenemos dificultades para exportar y distribuir nuestro petróleo. No podemos importar equipos y piezas de mantenimiento, ni los productos químicos necesarios para la refinación. Cuando vamos a exportar persiguen nuestros barcos. Si incluimos lo que no pudimos producir debido al bloqueo, fácilmente alcanzaríamos pérdidas de 100 mil millones de dólares. Estas acciones aparecen como un intento de genocidio, que estamos tratando de contener. La intención de Estados Unidos es dejar que el pueblo venezolano muera de hambre hasta que puedan derrocar al gobierno electo en un proceso democrático.

“La intención de Estados Unidos es dejar que el pueblo venezolano muera de hambre”, dice Arreaza.

En relación con este problema de bloqueo, Venezuela está experimentando una escasez de combustible. Irán fue el único país que acordó vender gasolina al gobierno venezolano, pero Estados Unidos amenaza con frenar el tránsito de barcos iraníes en aguas internacionales del Mar Caribe. ¿Cómo ves esta situación?

Irán denuncia públicamente que ha recibido amenazas y advertencias de Estados Unidos por enviar estos barcos a Venezuela. Espero que eso no suceda. De todos modos, cuando estos barcos ingresan a las aguas territoriales venezolanas, son escoltados por botes y aviones de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana. Tenemos que asegurarnos de que esta gasolina llegue para que el pueblo de Venezuela pueda tener alivio durante unos meses y eso dará tiempo para comenzar a refinar las refinerías con el apoyo internacional que estamos recibiendo de varios países para importar piezas y equipos para comenzar a producir gasolina en el futuro. Nuestro país.

¿Venezuela ha establecido un diálogo con algún país caribeño por el que pasan estos barcos?

No, porque esta es una transacción regular entre dos estados soberanos, miembros de la Organización de Estados Exportadores de Petróleo (OPEP). No hay objeción por parte de la Organización Mundial del Comercio. Los países de la región saben que el único país que puede intentar entrometerse en esta historia es Estados Unidos, por su locura imperialista.

El presidente Nicolás Maduro había dicho la semana pasada que los dos canales de comunicación entre los gobiernos de Venezuela y Estados Unidos fueron cortados por la administración Trump después del fallido intento de invasión. ¿Continúa así?

El presidente Maduro es muy generoso cuando se trata de establecer un diálogo con quienes nos atacan, con nuestros oponentes. Y les digo a los oponentes que no los llamen enemigos. Estamos trabajando para recuperar los canales de diálogo que existían antes de la Operación Gedeón. Se habla de que quieren apoyar la ayuda humanitaria a través de agencias de la ONU. De esta manera, tenemos un nivel de diálogo. Espero que algún día Estados Unidos aprenda a respetar a los pueblos de nuestra América.

La semana pasada tuvo lugar otra reunión en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre Venezuela. A diferencia de otras ocasiones, cuando los discursos eran más equilibrados entre quienes estaban en contra y quienes defendían a Venezuela, esta vez la mayoría condenó el intento de invasión. ¿Qué pasó para cambiar su posición?

El Consejo de Seguridad de la ONU está activo cuando existe una situación que podría poner en peligro la paz y la seguridad internacionales. Cuando convocaron una reunión el año pasado, ese debate se politizó de acuerdo con los intereses de Estados Unidos para atacar a Venezuela. Argumentaron que el presidente Maduro no permitió que la ayuda humanitaria ingresara a Venezuela, citando informes de expertos que nunca habían pisado el territorio venezolano. Eso fue un montaje de teatro. En ese momento había algunos miembros del Consejo de Seguridad que estaban confundidos, estaban tratando de entender lo que estaba sucediendo. Este año, la situación es muy diferente, el escándalo con los mercenarios fue tan grande que la violación de la Carta de las Naciones Unidas, desde el artículo uno hasta el último, fue evidente.

¿Cuál es la estrategia actual de los Estados Unidos dentro del Consejo de Seguridad de la ONU en relación con Venezuela?

La estrategia es la presión máxima contra Venezuela, utilizando la premisa de que todas las opciones están sobre la mesa. Acusan al presidente Maduro, al presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y al ministro de petróleo, Tareck el Aissami, de narcotráfico. Utilizaron demandas fraudulentas, que sirvieron para dar luz verde a estos grupos de mercenarios, que llegaron a Venezuela con la excusa de que están buscando una recompensa para los jefes de los políticos venezolanos, como en el viejo oeste de los Estados Unidos. Es la barbarie contra la civilización. En el debate del Consejo de Seguridad, me sorprendió ver que algunos países de Europa simpatizaban con los Estados Unidos. Es inaceptable que un estado no defienda los principios de las Naciones Unidas. Es por eso que vimos que la gran mayoría defendió la Carta de la ONU, defendió a Venezuela.

¿Cuál es el nivel de contacto y comunicación entre Venezuela y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil? ¿Has hablado con el canciller Ernesto Araújo?

Nunca, nunca hablamos. Nunca hablamos con Itamaraty, que ya no es la Itamaraty de hace dos años, cuando era una importante escuela diplomática para América Latina y el mundo. Este Itamaraty de Araújo decidió ignorar a Venezuela, ignorar al gobierno que los venezolanos eligieron democráticamente. Adoptaron la estrategia de defender un gobierno falso, un golpe de estado y una actitud de agresión contra Venezuela. No hay comunicación entre nosotros. Incluso la comunicación de Itamaraty con nuestro cuerpo diplomático en Brasil es absolutamente informal. No hay nada oficial, ni las notas diplomáticas se consideran en los actos oficiales. Esto es una falta de respeto, la diplomacia no acepta este tipo de conducta. Intentaron expulsar a nuestros diplomáticos sin tener en cuenta la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas (CVRD).

El consulado brasileño en Venezuela cerró a principios de este mes. ¿Se ha informado al gobierno venezolano de esta decisión?

Enviaron una nota diplomática informándoles sobre el fin de las actividades consulares. Solicitaron autorización para ingresar a un vuelo militar que vino de Brasil para retirar a los diplomáticos brasileños. Sin embargo, no activaron las convenciones diplomáticas, no rompieron las relaciones consulares. Lo que hicieron fue eliminar al cuerpo diplomático. Si Brasil decide romper las relaciones diplomáticas, bajo las reglas de la Convención de Viena y declarar a nuestros diplomáticos personas non gratas tendremos que reconocerlo, pero hasta ahora esto no ha sucedido. Quieren hacer todo fuera de la convención, de una manera salvaje y primitiva. Técnicamente, las relaciones continúan existiendo. Sin embargo, ahora, los brasileños que viven en Venezuela carecen de protección legal. Si alguno de ellos tiene problemas con documentos personales o un problema de salud grave, no tiene a quién recurrir para que el Estado brasileño pueda brindarle la debida asistencia. Consideramos que esto es muy negativo para la población brasileña.

¿Cómo ve el futuro de la diplomacia entre Caracas y Brasilia?

Espero que nuestros consulados puedan quedarse en Brasil para proteger a nuestros ciudadanos y que el consulado brasileño en Venezuela vuelva a funcionar. Sé que tenemos posiciones ideológicas absolutamente opuestas, pero con el ex ministro Aloysio Nunes, canciller del ex presidente Michel Temer, hubo diálogo. Era un gobierno con el que teníamos muchas diferencias, pero hablé con Aloysio Nunes cordialmente. Hubo diferencias y cosas en las que acordamos y en esos temas trabajamos juntos. Fuimos muy francos. Aunque existen diferencias entre nuestros gobiernos, ¿con quién tenemos que hablar? ¿Con quién es más importante hablar? Junto con los que piensan diferente. Entonces, si el canciller de Brasil quiere hablar conmigo, lo llamaré mañana. Hasta ahora, no hay interés porque no reconocen a nuestro gobierno.

Hablé con algunos brasileños que viven en Venezuela y están preocupados porque no saben cómo van a renovar sus pasaportes sin el consulado brasileño en Caracas. Con el aislamiento social establecido, tampoco pueden regresar a Brasil. ¿Qué pueden hacer?

Si se organizan y forman una comisión para hablar con el viceministro de la cancillería venezolana para América Latina, podemos pensar en algo, con mucho gusto. Estamos diseñando fórmulas, porque también nos preocupa la situación de los brasileños en Venezuela y sentimos responsabilidad hacia estos ciudadanos.

¿Cuál es la posición del gobierno venezolano en relación con la expulsión de diplomáticos venezolanos anunciada por el gobierno de Bolsonaro el 2 de mayo?

Nuestra posición es no salir de Brasil. Somos países vecinos, con poblaciones migrantes, y la Constitución de Venezuela nos obliga a proteger a nuestros ciudadanos, al igual que la Constitución de Brasil. Como apelan a la barbarie, este problema es ahora con la Justicia brasileña, es un problema interno de Brasil. Creo que es positivo para los venezolanos en Brasil que el cuerpo diplomático venezolano esté en el país, para ayudarlos, especialmente con la expansión incontrolada del coronavirus.

¿Existe algún tipo de coordinación política o diálogo en la frontera venezolana con Brasil sobre las medidas tomadas para controlar la pandemia del covid-19?

Existe un nivel de comunicación entre las fuerzas armadas de los dos países, pero no entre los ministerios de salud, también hay comunicación entre el gobierno del estado de Roraima y el gobierno del estado de Bolívar, del lado venezolano. Nos preocupa el foco del contagio a través de los estados de Roraima y Amazonas, ya que los venezolanos que regresan de Brasil están infectados con el covid-19. Nos gustaría que hubiera comunicación con todas las instancias del gobierno brasileño, que dejarían de ser tontas, ignorando al gobierno venezolano.

Opera Mundi

Tags: , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram