Nueve millones de migrantes y refugiados se benefician de las políticas humanistas del Gobierno Bolivariano

La representación diplomática de la República Bolivariana de Venezuela explicó ante los participantes del 70° Período de Sesiones del Comité Ejecutivo del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), que se celebró en Ginebra entre el  7 y el 11 de octubre de este año, las exitosas y humanistas políticas en materia migratoria y de refugiados que implementa el Gobierno Bolivariano. En ese sentido, más de 9 millones de personas que han llegado de otras latitudes a la patria de Bolívar se benefician de las políticas de justicia social venezolanas.

Venezuela estuvo representada por Jorge Valero, representante permanente ante la ONU y demás organismos internacionales con sede en Ginebra y Juan Carlos Alemán, presidente de la Comisión Nacional para los Refugiados (Conare).

Los voceros venezolanos en sendos discursos desmontaron las falsas afirmaciones sobre el número de venezolanos que ha emigrado en los últimos años a otros países, dado que las fuentes que utilizan tanto Acnur como la Organización Internacional de Migraciones (OIM) provienen de gobiernos agrupados en el cartel de Lima, que tiene una política hostil hacia Venezuela y abultan las cifras, con el propósito de usufructuar inmoralmente recursos aportados por organismos internacionales y organismos foráneos.

Valero y Alemán se refirieron a las miles de solicitudes de retorno recibidas en las embajadas venezolanas en el exterior, procesadas a través del “Plan Vuelta a la Patria”. El representante de la Conare dijo que el Gobierno Bolivariano reitera que la Convención de 1951, su protocolo de 1967, ratificados por Venezuela, son el marco jurídico del trabajo del Acnur y la piedra fundamental del concepto de protección internacional.

Racismo y xenofobia preocupantes

Los voceros bolivarianos desmintieron que los ciudadanos venezolanos hayan encontrado una salvaguarda a su vida y sus derechos en los países cuyos gobiernos pertenecen al cartel de Lima.

Por el contrario, agregaron que migrantes venezolanos han sido sometidos -en algunos países de la región- a diversas y terribles formas de xenofobia y agresión contra su dignidad humana. En los últimos meses han sido asesinados, torturados y agredidos, argumentándose limpieza social; se han incendiado sus lugares de residencia.

Denunciaron que, en muchos casos, se les trata como esclavos o personas desprovistas de los más elementales derechos humanos. En las últimas semanas, las expresiones de racismo han escalado a nivel gubernamental. Actos de la violencia más extrema contra connacionales han sido tolerados, e incluso promovidos, por gobiernos fascistas, racistas e intolerantes de la región.

Medidas coercitivas unilaterales

Los representantes bolivarianos destacaron que Venezuela sufre los efectos directos e indirectos de las más de 350 medidas coercitivas unilaterales impuestas por el gobierno supremacista de Estados Unidos, que ha impuesto un bloqueo financiero y comercial total que causa muerte y sufrimiento al pueblo venezolano. Dijeron, asimismo, que por la aplicación de estas criminales medidas el país suramericano ha perdido más de 150 mil millones de dólares.

Exhortaron a encarar las raíces de los problemas que generan migrantes, refugiados y desplazados. Enfatizaron que mientras persistan políticas injerencistas y de dominación habrá migrantes y refugiados. Mientras estén presentes las secuelas del colonialismo y neocolonialismo en los países en desarrollo habrá migrantes y refugiados.

Ante el señalamiento del gobierno peruano sobre la existencia de una supuesta crisis humanitaria, los representantes diplomáticos de Venezuela en la reunión de Acnur recordaron el informe del experto independiente de la ONU, Alfred de Zayas. Lo que sí existe es una criminal guerra económica, financiera y comercial adelantada por el gobierno supremacista de Trump, en el marco de las genocidas medidas coercitivas unilaterales que impone al pueblo bolivariano. Medidas que los gobiernos del cartel de Lima, como buenos secuaces del imperio norteamericano, apoyan con descaro. El gobierno peruano ha obstaculizado la repatriación de centenares de venezolanos, que quieren regresar de manera voluntaria, a través del Plan Vuelta a la Patria.

Por otra parte, los voceros venezolanos manifestaron que el gobierno fascista y xenófobo de Brasil olvida los inmensos flujos migratorios hacia territorio venezolano para trabajar en minas de diferentes materiales, que son explotadas en el bloque fronterizo. A estas personas, conocidas como garimpeiros, se les ha respetado su dignidad humana.

Ante la “preocupación” del representante del gobierno ecuatoriano sobre el flujo de venezolanos a su país; Valero y Alemán desmontaron su argumento con sus propias afirmaciones. Él dijo en su discurso que, en Ecuador, de los 68.000 refugiados, el 97% son de nacionalidad colombiana. Pareciera que 3% restante, dentro de los cuales se encuentran los venezolanos, son los que les causan preocupación. En Venezuela, en cambio, – subrayaron- se han atendido y brindado protección con servicios de salud, educación y vivienda gratuitos a 500.000 ecuatorianos.

Y al referirse a las políticas humanistas que adelanta la Revolución Bolivariana, afirmaron que en Venezuela se brinda apoyo solidario a los migrantes y refugiados que residen en nuestro suelo, sin distingo de las nacionalidades de origen.

Prensa Misión Permanente de Venezuela ante la ONU y demás organismos internacionales en Ginebra

Tags: , , , , , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram