Legado del Comandante Eterno Hugo Chávez presente en Barcelona

La Casa de la Amistad Catalana Cubana y el Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela, realizaron un homenaje al Comandante Eterno Hugo Chávez en Barcelona, a propósito del 64º aniversario de su nacimiento. Al evento acudieron más de 60 miembros de movimientos de solidaridad y de organizaciones políticas de izquierda catalana, así como los cónsules de Cuba y Venezuela en Barcelona, acompañados del personal diplomático y local de estos consulados.

El acto, titulado “El Chávez que conocí”, se centró en el testimonio de la vida y obra del comandante por parte de tres personas que tuvieron el privilegio de interactuar directamente con él: Josep Manel Busqueta, economista y exdiputado del Parlamento Catalán por la CUP, trabajó en la Oficina de Asesoría al presidente Chávez en 2004-2005; Victor Ríos, profesor, historiador y miembro del Consejo Editorial de la revista política “El Viejo Topo”, coordinó durante más de 5 años un equipo de asesoría al presidente Chávez; y Aleida Guevara, médico cubana e hija del Ché,  hizo entrevistas a Chávez y compartió en muchas otras oportunidades con él.

Busqueta relató su experiencia, que se inició a finales del 2004, cuando se integró al equipo coordinado por Ríos en Miraflores. Allí descubrió a un Chávez muy reflexivo, humilde y que mostraba interés y preocupación por la situación personal y familiar de cada uno de sus colaboradores. Tuvo la oportunidad de participar en asambleas populares en Caracas y en Guayana, así como en emisiones de “Aló Presidente”, conociendo de primera mano el contacto directo del presidente con el pueblo y sus necesidades, así como su firme exigencia al equipo que lo acompañaba para dar respuesta a dichas necesidades. Parafraseando a Ramón Liarte, célebre militante anarquista y sindicalista, que luchó por la República en la Guerra Civil española, calificó a Chávez de Gigante: “Chávez es la gigantez de la Dignidad, un faro que alumbra caminos y escenarios que nadie sino él podía visualizar, que entendió que el capitalismo no podía sostenerse, un Gigante para el pueblo venezolano, Latinoamérica y el mundo.”

Por su parte, Ríos definió a Chávez como un “apasionado por la vida, que se construyó a sí mismo como revolucionario”; orientó su ponencia sobre cuatro dimensiones que lo caracterizaron: amor, trabajo, estudio y lucha. Desde el inicio, Chávez rompió con la tradición de discurso electoral hablando de amor, amor por el pueblo, amor por la patria, amor por la mujer, por el hombre. Era un trabajador incansable y un lector voraz y acucioso. Consagró su vida a la lucha por la segunda independencia latinoamericana. “No dudo en calificarlo como el primer prócer del siglo XXI” añadió “… el Bolívar de nuestra época, el hombre de las dificultades. Su lucha por la justicia social me sigue impulsando a la lucha con su pueblo, que es de todos, ¡por una Patria Grande, por un mundo mejor!”

Aleida Guevara contó como descubrió a Chávez cuando visitó Cuba al salir de la cárcel, y recibirlo Fidel al pie del avión. Lo conoció cuando viajó a Venezuela para entrevistarlo: “Cuando encontré a Chávez por primera vez, me dijo ‘¿Tú eres Aleida? Yo te conozco desde siempre. ¿Sabes en qué pensé cuando creí que me iban a matar? En tu papá.” Guevara relató numerosas anécdotas, algunas divertidas, como cuando descubrió, en aquel juego de béisbol de “veteranos” entre Cuba y Venezuela, donde Fidel “hizo trampa” disfrazando a varios miembros de la selección de Cuba como personas mayores. “De repente, Chávez reconoce a Orestes Kindelán y le dice ‘Oye, ¿Tú no eres Kindelán?’ y éste le respondió ‘Si, pero por favor no me delates.’, y Chávez se fue muerto de risa a reclamarle a Fidel.”. Y otras, como cuando, ya enfermo, fue a visitar el Mausoleo del Ché Guevara en Santa Clara, Cuba, y rompió el habitual silencio observado allí entonando una canción de Alí Primera. Concluyó Guevara: “En cualquier parte de Latinoamérica, Chávez se conectaba inmediatamente con la gente. Cuba lo adoptó; Fidel sintió su pérdida como la muerte de un hijo.”

Al culminar el acto, el Cónsul General Ricardo Capella, hizo entrega a cada uno de los presentadores de una foto inédita del Comandante Chávez, obra del fotógrafo Vicente Chanza, como reconocimiento a su labor en beneficio del pueblo venezolano. /Consulado.

Tags:

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram