Celebraron en Cuba Día de la Afrovenezolanidad

Cubanos y venezolanos asistieron a un acto convocado por la Embajada de Venezuela en Cuba, el cual se celebró en la Casa de África y Simón Bolívar, para conmemorar el 223º aniversario de la insurrección liderada por el zambo José Leonardo Chirino y los 13 años de declararse esta fecha como el Día de la Afrovenezolanidad.

En representación del embajador Alí Rodríguez Araque, el evento estuvo presidido por la ministra consejera de la sede diplomática, Vivian Alvarado. Contó, además, con la presencia del cónsul general Julio Chirino; la comisionada de Salud de Cancillería Bolivariana, Luisana Melo; representantes diplomáticos de países africanos y caribeños y otras personalidades invitadas.

Alberto Granado, director de la Casa de África, resaltó que desde hace seis años se celebra esta fecha en la Isla. “Y no vamos a parar. Es importante recordar nuestras raíces. De África nos llegó la rebeldía y esa identidad que no podemos olvidar, así como la figura de José Leonardo Chirino”, afirmó.

Durante la jornada, el músico y compositor venezolano Rafael Salazar dictó la conferencia Presencia cultural africana en Venezuela.

“Hoy venimos a recordar la insurgencia de José Leonardo Chirino, hijo de una india y un esclavo, cuya familia era de apellido Chirino. José Leonardo nació libre”, precisó Salazar, y destacó que la importancia de su rebelión no radica en ser la primera (hubo otras que le antecedieron), sino que por vez primera se insubordinaron los esclavos africanos unidos con los indígenas y los mulatos, con una conciencia política integracionista, inspirada en la Revolución Francesa y en la rebelión de Haití. “Se alzó y se fue hacia las montañas de Falcón. Se enarboló el primer concepto ideológico de creación de patria soberana. Fracasó. Fue ajusticiado en Caracas en 1796 y quedó su impronta”, comentó. “Por eso se celebra en Venezuela el Día de la Afrovenezolanidad”.

El especialista refirió que de las tres regiones culturales importantes de África, la bantú (ocupa desde el río Congo hasta Sudáfrica), es la que influencia directamente a Venezuela. De su herencia, Salazar destacó la presencia del lenguaje simbólico en la cultura criolla, presente en muchos aspectos como los diablos danzantes, cuyos dibujos son rombos y círculos concéntricos y se manifiesta no solo en la danza, sino en los tambores.

También el culto a los dioses tutelares: Sambé (Falcón, Yaracuy hasta Carabobo); el dios Quimbiza, el de la guerra, Saramanda; así como la presencia de mitos y la genealogía tribal. “En todas las culturas africanas existen los griots, que son los cuenta cuentos, los príncipes de las palabras, quienes transmiten la oralidad. Esos griots se hicieron presentes en Venezuela y allí surgen cuentos como Tío Tigre y tío Conejo, en el que el débil se impone con su astucia”.

En la conferencia fueron expuestos tres ejemplos de las formas musicales que quedaron en Venezuela: Cumbe Libertad, zangueo, interpretado por Francisco Pacheco y que hace referencia a la lucha de Miguel de Buría, de Andresote y de José Leonardo Chirino; golpea’o (golpe de tambor) y el tercero, un corrí’o.

Pioneros de la escuela-museo Angela Landa interpretaron en la actividad un poema alusivo a las luchas de África y América unidas y resaltaron las figuras de Simón Bolívar, Nelson Mandela y José Martí.

Para finalizar, la agrupación cubana Cubatá interpretó temas y formas musicales de Venezuela y de Cuba, así como un impactante performance con cantos de los esclavos.

Fotogalería

 

Tags: , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram