Venezuela rechaza afirmaciones hostiles y sin fundamento en informe del Alto Comisionado de la ONU para DDHH - MPPRE

Venezuela rechaza afirmaciones hostiles y sin fundamento en informe del Alto Comisionado de la ONU para DDHH

El representante permanente de Venezuela ante la sede Ginebra (Suiza) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Alexander Yánez, rechazó este martes “la prevalencia de afirmaciones hostiles y sin fundamento, no verificadas ni contrastadas con el Estado” venezolano, en la actualización oral del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (DDHH), Volker Türk.

El diplomático intervino en el Diálogo interactivo sobre la actualización oral del representante de la organización multilateral sobre la situación de DDHH en la República Bolivariana Venezuela, leída por la alta comisionada adjunta, Nada Al-Nashif, en el contexto de la 55° sesión ordinaria de Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Yánez señaló que la actualización oral expuesta deviene de la Resolución 51/29, adoptada “con el apoyo de un grupo cada vez más reducido de países, que instrumentaliza al Consejo de Derechos Humanos para poder avanzar en su agenda geopolítica. Esos países insisten en intervenir en los asuntos internos de Venezuela, pretenden tutelar nuestras instituciones, renunciando de facto al diálogo genuino y a la cooperación”.

Recordó que el Alto Comisionado, Volker Türk, visitó Caracas el año pasado por invitación del Presidente Nicolás Maduro Moros y constató la realidad real del país, de manera directa y no a través de la óptica distorsionada de los medios y redes de la comunicación global.

El embajador lamentó que el equipo de la Oficina del Alto Comisionado, presente en Caracas desde 2019 y cesado este año, “se haya alejado de su mandato de imparcialidad, llevando a cabo acciones impropias, favoreciendo a grupos golpistas y terroristas, en contravención del acuerdo que regulaba” su estancia en el país.

“El pronunciamiento de la Oficina que motivó la cesación de sus funciones en Venezuela, estaba en perfecta correspondencia con el relato de los sectores más radicales de la oposición venezolana”, aseguró, a la vez que precisó que plantean y sostienen conversaciones para vislumbrar en el momento que sea necesario “un nuevo proceso de cooperación técnica en el nivel y la dimensión que corresponde, sin injerencias ni parcializaciones políticas”.

Medidas coercitivas unilaterales

Durante su intervención, Yánez recalcó que “no se puede hablar de los derechos humanos en Venezuela sin abordar el terrible impacto de las ilegales medidas coercitivas unilaterales (MCU), impuestas por el Gobierno de Estados Unidos y otros países, que violan el derecho internacional y que son responsables de un verdadero crimen de lesa humanidad”.

En este sentido, consideró alentador los pronunciamientos del Alto Comisionado sobre el negativo impacto de las ilegales MCU, afirmando que obstaculizan el disfrute de los derechos humanos del pueblo venezolano, y recomendando que se levanten por su efecto perjudicial.

“Estas ilegales medidas (casi mil) han generado la pérdida de más de 232 mil millones de dólares en la última década, eso sin considerar las pérdidas de vidas humanas. Es un crimen de lesa humanidad el cual hemos denunciado ante la Corte Penal Internacional”.

Mencionó que Venezuela este año se dirige a celebrar comicios presidenciales, siendo la elección número 31 en 25 años de Revolución Bolivariana, lo que reafirma la incuestionable vocación democrática del pueblo.

Finalmente, “reiteramos nuestro rechazo a la politización y los dobles raseros impulsados por sectores muy específicos en este digno Consejo contra Venezuela” y “reafirmamos nuestra plena disposición a seguir colaborando con un Sistema Universal de las Naciones Unidas”.