Venezuela no está sola | Por Luis Díaz Monclús

Por Luis Díaz Monclús

La oligarquía financiera de los Estados Unidos de América, a lo largo de la historia, ha utilizado medidas para sofocar económica y financieramente a los estados nacionales y, en consecuencia, a sus poblaciones. 

Hace 100 años, el entonces presidente de los Estados Unidos, Woodrow Wilson, declaró: “Una nación que es boicoteada es una nación que está a punto de rendirse. Aplique este remedio económico, pacífico, silencioso y mortal y no habrá necesidad de fuerza. No cuesta una vida fuera de la nación boicoteada, pero ejerce una presión sobre ella que, a mi juicio, ninguna nación moderna podría resistir”.

Desde 2014, el gobierno de EEUU ha atacado a los venezolanos a través de una serie de sanciones o medidas coercitivas unilaterales, que se han aplicado con mayor intensidad y abarcan las esferas política, diplomática y económica; buscando generar violencia y caos con el objetivo de derrocar a un gobierno elegido democráticamente y, por lo tanto, forzar un cambio de régimen que permita el acceso a los vastos recursos naturales de Venezuela, como el petróleo, el gas natural y el oro, en términos favorables para corporaciones estadounidenses.

Además, tales ataques despiadados y maquiavélicos han sido acompañados con una campaña de desinformación, por la cual el agresor afirma ser la víctima, como fue el caso cuando el gobierno de los Estados Unidos proclamó que Venezuela representa una “amenaza inusual y extraordinaria” para su seguridad nacional. En realidad, son actos de guerra económica, que están en línea con los intereses geopolíticos, y que terminan socavando los principios que supuestamente defienden.

La verdad está ahí fuera.

Según expertos independientes, las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Washington desde 2014 ya han causado una pérdida en los ingresos de Venezuela de más de USD 150 mil millones, además del robo de los activos de Citgo, la filial estadounidense de la empresa estatal Petróleos de Venezuela. (Pdvsa), así como la incautación de cuentas bancarias en el extranjero por más de $ 30 mil millones.

Es innegable que estas sanciones afectan directamente a la población.

En septiembre del año pasado, el presidente Nicolás Maduro denunció la incautación de un envío de más de 300.000 dosis de insulina, ya que Citibank se negó a recibir los fondos enviados por Venezuela para pagar la importación de este envío. Del mismo modo, las entidades financieras de los Estados Unidos congelaron los pagos a proveedores internacionales e impidieron la descarga de 29 buques que contenían productos necesarios para el procesamiento de alimentos en el país.

Según los economistas Mark Weisbrot y Jeffrey Sachs, las sanciones contra Venezuela causaron alrededor de 40.000 muertes entre 2017 y 2018, por lo que podrían considerarse ataques contra la población civil según lo establecido por las convenciones internacionales de Ginebra y La Haya, de las cuales Estados Unidos es un signatario.

No obstante, el gobierno de EEUU y sus aliados, de alguna manera, afirman que las sanciones solo están dirigidas al presidente Nicolás Maduro y sus colaboradores, en un intento de salvar su reputación ante este ataque generalizado, sistemático y deliberado contra una población civil.

Lamentablemente, estas medidas son aplaudidas por líderes cuyos intereses políticos egoístas les llevan a rogarle a Washington que aplique sanciones cada vez más estrictas, y a expresar públicamente su aspiración de que los marines lleguen a las costas venezolanas, independientemente de las miles de vidas que podrían perderse.

El bloqueo total de la economía venezolana es rechazado por los pueblos del mundo, y Washington lo sabe. Hemos forjado alianzas internacionales que nos permiten resistir estoicamente los esfuerzos imperiales para crear caos y violencia social.

El 21 de julio, el Movimiento de Países No Alineados, que comprende 120 naciones, condenó enérgicamente las sanciones impuestas por Estados Unidos y pidió la creación de un mundo multipolar durante una reunión ministerial que tuvo lugar en la ciudad de Caracas.

Posteriormente, el 25 de julio, representantes de 120 organizaciones sociales y políticas latinoamericanas visitaron Caracas, en el marco de la Reunión del Foro de Sao Paulo, para discutir la ofensiva neoliberal contra los pueblos latinoamericanos y el aumento de la pobreza y la desigualdad que ha resultado de ella.
En Guyana, organizaciones sociales, líderes políticos y cientos de guyaneses han expresado su rechazo al bloqueo económico y comercial.

No estamos solos porque los pueblos del mundo entienden lo que está en juego en Venezuela; que no es la permanencia de un gobierno en el poder, sino la soberanía, la autodeterminación, la dignidad y la defensa del multilateralismo y la paz; así como una lucha contra el unilateralismo belicista que busca imponer nuevas formas de colonialismo en el mundo.

El señor Wilson estaba equivocado, y también lo está el señor Trump. Venezuela no está sola; perseveraremos y venceremos.

Tags: , , , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram