Gobierno Bolivariano

XVII Conferencia y Cumbre Islámica extraordinaria sobre la Cuestión Palestina y el estatuto de Jerusalén

INTERVENCIÓN DEL EXCELENTÍSIMO SEÑOR SAMUEL MONCADA, EMBAJADOR, VICEMINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES DE LA REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA, EN NOMBRE DEL MOVIMIENTO DE PAÍSES NO ALINEADOS (MNOAL), DURANTE LA XVII CONFERENCIA CUMBRE ISLÁMICA EXTRAORDINARIA SOBRE LA CUESTIÓN DE PALESTINA Y EL ESTATUTO DE JERUSALÉN

Estambul, 18 de mayo de 2018

Señor Presidente,

Es con un gran sentido de responsabilidad que la República Bolivariana de Venezuela hace uso de la palabra, en nombre de los 120 Estados miembros que conforman el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL), en esta Cumbre de Emergencia de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) para abordar un tema al cual históricamente otorgamos particular importancia.

Señor Presidente,

Hace más de cinco meses, el Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) emitió un Comunicado en el que expresó su profunda preocupación acerca de las continuas violaciones perpetradas por Israel, la Potencia Ocupante, en el Territorio Palestino Ocupado, así como por los intentos orientados a alterar el carácter, estatuto y composición demográfica de la ciudad de Jerusalén, en particular el reconocimiento de la ciudad sagrada como la “capital de Israel” y las declaradas intenciones y planes anunciados en esa oportunidad por el Gobierno de los Estados Unidos de América de trasladar su Embajada en Israel a la ciudad de Jerusalén. El Movimiento fue claro en esa oportunidad y advirtió que tales acciones provocadoras, unilaterales e ilegales sólo incrementarían las tensiones, con potenciales repercusiones de gran alcance.

Desafortunadamente, los Estados Miembros del Movimiento no se equivocaron. El pasado mes de abril, las tensiones en Gaza se intensificaron tras la participación de cientos de palestinos en la “Gran Marcha del Retorno”, una protesta civil pacífica en contra de la ocupación ilegal, la opresión y el medio siglo de desposeimiento del pueblo palestino por parte de Israel, y la cual resultó en varios muertos y heridos. Ahora, el episodio más reciente de violencia en el Territorio Palestino Ocupado, en particular en la frontera entre Gaza e Israel, tuvo lugar en un contexto volátil signado por tensiones surgidas a raíz de la provocadora y unilateral inauguración, el 14 de mayo de 2018, de la Embajada de los Estados Unidos de América en Israel en la ciudad de Jerusalén, en contravención de las disposiciones establecidas en las resoluciones pertinentes adoptadas por el Consejo de Seguridad, del cual éste país es inclusive un miembro permanente.

En las últimas horas, las protestas pacíficas han dejado el lamentable saldo de al menos 58 pérdidas humanas, entre las que se incluyen niños, y más de 2000 heridos. Esta masacre no es más que el resultado de la acción represiva de las fuerzas de seguridad de la Potencia Ocupante, que ha hecho uso desproporcionado de la fuerza contra civiles palestinos. Sobre este particular, resulta necesario llevar a cabo una investigación independiente y transparente, de lo contrario, esta acción sólo servirá para envalentonar a Israel a que emprenda políticas y prácticas para consolidar aún más su control y anexión ilegal de facto de la ciudad.

Es por ello que decimos que la situación actual es insostenible. Los trágicos acontecimientos en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, son evidencia de que es necesario que la comunidad internacional redoble sus esfuerzos para alcanzar una solución justa, duradera y pacífica a la cuestión de Palestina en todos sus aspectos, de conformidad con el derecho internacional. Es imprescindible preservar y alcanzar la solución biestatal sobre la base de las fronteras anteriores a 1967, en el marco del respeto a los términos de referencia de larga data respaldados por la comunidad internacional y de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, los principios de Madrid, incluyendo el principio de paz por territorio, la Iniciativa de Paz Árabe y la Hoja de Ruta del Cuarteto.

Señor Presidente,

Antes de concluir, permítame reafirmar cinco (05) elementos y destacar, una vez más, que sólo una solución pacífica e integral a la cuestión de Palestina nos permitirá alcanzar la tan anhelada paz en la región del Medio Oriente.

Esta semana, en la que se conmemoran 70 años desde la trágica Nakba del pueblo palestino en 1948, el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) reafirma su permanente solidaridad con el heroico pueblo palestino y el inquebrantable apoyo a su justa causa, en su lucha legítima por la justicia, la dignidad, la paz y el ejercicio de sus derechos inalienables, incluido su derecho a la autodeterminación y a la libertad en su Estado Independiente de Palestina, con Jerusalén Oriental como su capital, y a la consecución de una solución justa al sufrimiento de los refugiados palestinos sobre la base de la resolución 194 (III). Debemos ponerle fin, sin más demoras, a la tragedia y al prolongado sufrimiento del pueblo palestino.

Asimismo, el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) reitera su profunda preocupación por la falta de rendición de cuentas de todas las violaciones cometidas por Israel, que no hace más que promover la impunidad y desestabilizar aún más la situación sobre el terreno, disminuyendo las perspectivas de paz. Por lo tanto, el Movimiento hace un llamado a la acción internacional, en particular la del Consejo de Seguridad, para garantizar la rendición de cuentas y para que cesen las violaciones cometidas por la Potencia Ocupante. Israel debe cumplir con sus obligaciones y responsabilidades en virtud del derecho internacional; y le corresponde a la comunidad internacional garantizar la protección de los civiles palestinos en la Franja de Gaza y en el Territorio Palestino Ocupado, incluida Jerusalén Oriental, para enfrentar la grave situación de inseguridad de la población ocupada y prevenir la pérdida de más vidas humanas inocentes.

El Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) reafirma la validez de todas las resoluciones pertinentes adoptadas por el Consejo de Seguridad en relación con la cuestión de Palestina, incluido respecto del estatuto de Jerusalén, las cuales son jurídicamente vinculantes para todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas y deben ser, por lo tanto, implementadas plena y efectivamente. El respeto de sus resoluciones, particularmente la 476 (1980), 478 (1980) y 2334 (2016), es esencial para calmar y rectificar la actual situación y mejorar las perspectivas de paz. De igual modo, el Consejo de Seguridad debe cumplir con sus obligaciones establecidas en virtud de la Carta y debe, por lo tanto, actuar en consecuencia para defender sus propias resoluciones y mantener su credibilidad.

Por consiguiente, el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) reafirma que Jerusalén es un asunto de estatuto final en el proceso de paz del Medio Oriente; y hace un llamado a las representaciones diplomáticas a que se retiren de la Ciudad Santa, con arreglo a las disposiciones de la resolución 478 (1980) del Consejo de Seguridad y, más recientemente, de la resolución ES-10/19 de la Asamblea General, adoptada por una gran mayoría de la membrecía el pasado 21 de diciembre de 2017.

Para finalizar, el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) reitera su llamado al Gobierno de los Estados Unidos de América a revertir su decisión del 06 de diciembre de 2017 y el traslado de su Embajada ante el Estado de Israel el pasado 14 de mayo de 2018, así como a actuar de conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, de manera que pueda salvar las perspectivas de una solución justa y garantizar, sin demoras, un futuro de paz, seguridad, prosperidad y dignidad tanto para el pueblo palestino como para el pueblo israelí.

Muchas gracias, Señor Presidente.

Tags: , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram