Participación del Canciller Jorge Arreaza en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Buenos días, muchas gracias, en nombre del gobierno del presidente Nicolás Maduro, gobierno de Venezuela, agradezco el poder participar en el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. 

Un día importante para Venezuela. Hace 30 años, un día como hoy, nuestro país fue testigo y víctima de la violación de los Derechos Humanos más mortal que pudo haber ocurrido a lo largo de la historia venezolana del Siglo XX, se trató de la primera protesta social general masiva contra el neoliberalismo. En 1989, miles, centenares de miles de venezolanos se fueron a las calles para alzar su voz contra los paquetes neoliberales que le impusieron al pueblo de Venezuela, y la represión no solo policial, que ojalá hubiese sido solo policial, no del Ejército de entonces y de las antiguas Fuerzas Armadas de Venezuela que fungían como Ejército de ocupación colonial. Fue terrible, se habla de entre 3 mil muertos y 4 mil muertos, no se sabe la cifra exacta en 48 horas. Aun hoy, 30 años después, seguimos ubicando las osamentas y los restos mortales de muchos de los venezolanos que protestaron durante aquellos días en Caracas y en las principales ciudades del país.

Nosotros venimos hoy también a denunciar lo que hemos denunciado desde el año 2015 en esta tribuna, 2015, 2016, 2017, 2018, y hoy 2019, hay contra Venezuela una agresión fundamentalmente por parte del gobierno de Estados Unidos y con la Administración de Trump se ha profundizado y ha sido mucho más intensa. Hay contra Venezuela un bloqueo, un bloqueo a sus transacciones, un bloqueo a sus recursos. Un robo, un asalto de los recursos, los activos y del oro de la República Bolivariana de Venezuela, que están destinados al pueblo de Venezuela para la salud, la infraestructura para la producción. Son 30 mil millones de dólares desde 2017 hasta diciembre de 2018, más la confiscación de la empresa petrolera Citgo.

Hay empresas que en su temor a que también sean sancionadas se niegan a trabajar con Venezuela, porque los proveedores se asustan y no quieren trabajar con Venezuela y hemos ido diseñando otras rutas con países aliados para poder satisfacer las necesidades del pueblo venezolano, pero cuán difícil es.

Este Consejo de Derechos Humanos debe alzar su voz, porque el bloqueo contra Venezuela, como el bloqueo contra Cuba, como el bloqueo contra cualquier país y las medidas coercitivas unilaterales, violan la Carta de las Naciones Unidas, así como también violan los principios fundamentales de la convivencia civilizada entre los Estados y los pueblos del mundo.

Ya basta de tanta agresión. Nosotros también debemos decir que ha habido en los últimos días, operaciones de bandera falsa. Lamentablemente organizados una vez más por el gobierno de Estados Unidos con nuestros hermanos de Colombia, prestando su territorio para la agresión contra Venezuela. Tratando de forzar una “ayuda humanitaria”, lo dijimos aquí, insisto en 2015, 2016, 2017 y 2018. Con la excusa, con el pretexto de crisis humanitaria se pretende una intervención en mi país.

Desde Estados Unidos, el señor Pence, señor Trump dicen que no descartan una intervención militar, están violando la Carta de las Naciones Unidas, artículo 2, numeral 4. Este Consejo y las instituciones de las Naciones Unidas tienen que alzar la voz. Lo han dicho no hace un año, lo han dicho hace dos días.

El pasado sábado hubo una agresión contra mi país desde territorio colombiano. Señores que dirigen este digno Consejo, Venezuela está dispuesta a trabajar con Naciones Unidas para recibir toda la asistencia humanitaria y asistencia técnica humanitaria y lo venimos haciendo con distintas agencias de Naciones Unidas, pero por la fuerza no.

¿O es que acaso no recordamos en América Latina lo que ocurrió en Nicaragua? ¿O es que no recordamos la supuesta “crisis humanitaria” del año 1965 en República Dominicana? Detrás de cuatro cajas de medicamentos, de seis cajas de comida y de unas enfermeras y médicos, entraron ocho mil marines estadounidenses que derrocaron el gobierno del presidente Juan Bosch.

La historia de América Latina es muy rica, como para confundirnos en este momento histórico. El Gobierno del presidente Maduro ha apostado por el diálogo y sin embargo, siempre se culpa al Gobierno del presidente Maduro. Estamos esperando que la oposición política venezolana se siente a dialogar, pero no lo hacen porque tienen instrucciones.

Solo quería brevemente ilustrar, por ejemplo, como el pasado sábado estos facinerosos en territorio colombiano, dicen que venezolanos y colombianos en territorio colombiano, agredieron a nuestra fuerza pública, hay heridos, militares, policías venezolanos por centenares.

Utilizaron el emblema de la Cruz Roja Internacional sin autorización ninguna, esto lo denunció la Cruz Roja Internacional y su comité. O cómo quemaron la “ayuda humanitaria” con bombas molotov. Y dijeron que eran las bombas lacrimógenas del gobierno del presidente Nicolás Maduro, cuando lo que hizo nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana fue sencillamente actuar con proporcionalidad, con prudencia y con la fuerza por métodos progresivos para evitar una tragedia ese día, porque la necropolítica de Estados Unidos pretendía que hubiese muertos para que pudiesen entonces acusar al régimen y acusar a presidente Maduro.

Aquí está Mike Pence, “todas las opciones están sobre la mesa, no descartamos una intervención militar”.

Aquí está John Bolton, “los militares venezolanos tienen que revelarse contra Maduro o habrá más sanciones y más aislamiento”.

Aquí está Marco Rubio, miren esta foto, les pido que vean esta foto. Después de tuitear 40 veces contra el gobierno de Venezuela, el señor Marco Rubio aquí pone fotos del expresidente general Muamar Al Kadafi y como fue asesinado. Esto es un mensaje, esto es una amenaza de muerte contra un presidente, contra un Jefe de Estado ¿quién hace algo desde Naciones Unidas para impedirlo?

Aquí está incluso el señor diputado Juan Guaidó, quien se autoproclamó en una plaza pública supuestamente presidente de Venezuela, y dice el sábado que “los acontecimientos de hoy me obligan a tomar una decisión, plantear a la comunidad internacional de manera formal que debemos tener abiertas todas las opciones para lograr la liberación de esta Patria que lucha y seguirá luchando”. ¿Qué está diciendo allí? -queremos que Estados Unidos invadan militarmente a Venezuela- y esto no puede ser aceptado por las Naciones Unidas y ninguna de sus instancias.

Nosotros queremos finalmente, ya que sabemos que el tiempo es valioso, refirmar la invitación que el pasado noviembre le hizo el presidente Nicolás Maduro a la Alta Comisionada para los Derecho Humanos, la señora Michelle Bachelet para que visite Venezuela. Estamos próximos a recibir su avanzada para que vengan a Venezuela y con absoluta libertad puedan ellos presenciar, ver la realidad de Venezuela y los efectos del bloqueo, de las sanciones y pueda luego la Alta Comisionada, Bachelet visitar nuestro país. Como también el año pasado fuimos testigos del informe del Experto Relator Especial para el Orden Democrático y Equitativo, donde fue muy claro sobre los efectos de las sanciones, e incluso sugirió que Venezuela podía llevar a Estados Unidos ante la corte Penal Internacional por los efectos nocivos del bloqueo en Venezuela.

Pero también, el señor experto, Idrís Jazairi, ha dicho que “las sanciones que tienen el efecto de conducir a la inanición y escasez médica, no son respuesta a la situación de Venezuela”. El experto también dijo que “me preocupa especialmente escuchar informes de que estas sanciones están dirigidas a cambiar el gobierno de Venezuela. La conversión, ya sea militar o económica nunca debe usarse para buscar un cambio de gobierno en un Estado soberano. El uso de sanciones por parte de poderes externos para derrocar un gobierno electo está en violación de todas las normas del Derecho Internacional”, por eso volvemos a hacer la denuncia y volvemos a plantear el camino del diálogo. El diálogo con Estados Unidos. Sí ¿por qué no? Entre el presidente Nicolás Maduro y el presidente Donald Trump, que se reúnan, ahí están las diferencias, trabajemos en las coincidencias entonces y el diálogo entre los venezolanos y las venezolanas.

Ayer le demandamos en una reunión del Consejo de Seguridad que convocó Estados Unidos para habla el caso de Venezuela, le demandamos a la delegación de Estados Unidos, simplemente, decir que “ellos respaldaban la Carta de las Naciones Unidas en el artículo 2.4 y que ellos no están a favor del uso de la fuerza ni la amenaza contra Venezuela”. Y no fueron capaces de hacerlo, porque no respetan la Carta de las Naciones Unidas, porque no respetan el Derecho Internacional. Ellos se salieron del Consejo, pero no entendemos ni por qué son miembros de las Naciones Unidas. Es allí donde tenemos que actuar, se ha conformado un grupo de países, 60 delegaciones en la última reunión para proteger la paz y el Derecho Internacional. Ahí hay países de los cinco continentes y se ha conformado, no nada más para proteger a Venezuela, sino a cualquier pueblo del mundo que sea amenazado, especialmente, con la fuerza militar por los grandes poderes de este mundo.

Creemos que Naciones Unidas puede hacer mucho por acercar también a las partes en Venezuela. Creemos que tiene que denunciar la agresión contra Venezuela y que tenemos que parar esta guerra. Yo espero no tener que venir el año que viene a hablar aquí de las víctimas de una guerra contra mi país, de la sangre que haya corrido de venezolanos, de la sangre que haya corrido de marines estadounidenses en Venezuela, porque Venezuela sabría resistir, pero es lo último que queremos para nuestro país.

Haciendo esta denuncia, claramente agradezco mucho la atención y en homenaje a las víctimas tres mil, cuatro mil, cinco mil víctimas de hace 30 años en mi país. Les extiendo un abrazo del pueblo Bolivariano de Venezuela. Muchas gracias.

Tags: , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram