Discurso del canciller Jorge Arreaza en la ONU a próposito de conmemorarse el Día Internacional del Multilateralismo y la Diplomacia de Paz

Nueva York, 24 de abril de 2019

Somos 120 Estados Miembros y sus pueblos que nos dirigimos a la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, en esta histórica Reunión de Alto Nivel para conmemorar y celebrar, por primera vez, el “Día Internacional del Multilateralismo y la Diplomacia de Paz”.

Agradecemos a la Señora Presidenta de la Asamblea General por convocar esta sesión con todos sus esfuerzos continuos a lo largo de su mandato para lograr que nuestra Organización de Naciones Unidas sea relevante para todos los pueblos, lo cual necesariamente implica asegurar que tengamos un multilateralismo fuerte y eficiente para abordar, de la mano, en conjunto, los múltiples y complejo temas que enfrentemos en el mundo de hoy.

Asimismo, reconocemos la presencia aquí entre nosotros de la Jefa de Gabinete del Secretario General, S.E. Sra. Maria Luiza Ribeiro Viotti, y otros altos representantes que hoy nos acompañan.

Señora Presidenta,

El Movimiento de Países No Alineados (MNOAL) ha considerado por largo tiempo que existe la urgente necesidad de promover, defender y fortalecer el multilateralismo y los procesos multilaterales de toma de decisiones, a través de la estricta adhesión a los propósitos y principios consagrados en nuestra sagrada Carta de las Naciones Unidas.

De allí que el 26 de septiembre de 2018, tras haber sostenido una reunión en los márgenes del Segmento de Alto Nivel del 73 Período Ordinario de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y habiendo sostenido allí discusiones francas sobre la necesidad de defender la Carta de las Naciones Unidas, sus propósitos y sus principios los Estados miembros del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), las Ministras y Ministros aprobamos por unanimidad una Declaración Política en la cual decidieron iniciar consultas con el pleno de la membresía de la Organización para establecer este importante día. Día Internacional que hoy conmemoramos, tras la adopción de la resolución 73/127 que presentamos y que fue aprobada el pasado 12 de diciembre de 2018.

Una vez más lo logramos, por lo tanto el día internacional que hoy celebramos constituye una manera de promover los valores de nuestra Organización, de reafirmar la fe de nuestros pueblos en la vigencia de los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas, reafirmar la importancia y la validez del multilateralismo y del derecho internacional y de avanzar hacia el objetivo común de una paz duradera y sostenida a través de la diplomacia.

Señora Presidenta,

Actualmente vivimos en un mundo que enfrenta múltiples, complejas y emergentes amenazas y retos a la paz y a la seguridad internacional, los cuales consideramos deben ciertamente ser abordados, de manera conjunta, con miembros responsables de la comunidad internacional, y, precisamente, a través del multilateralismo en el marco de la necesidad de poder avanzar en conjunto. Temas tan importantes en relación a las armas de destrucción masiva, armas convencionales, el terrorismo, el cambio climático así como las violaciones a los derechos humanos, el derecho humanitario internacional, no puede ser sujeto de dobles raseros en las relaciones internacionales. Y es allí precisamente donde el multilateralismo debe imponerse y debemos trabajar de manera conjunta y coordinada para alcanzar los sagrado fines que la humanidad nos exige en estos tiempos.

En este contexto, los Estados Miembros del Movimiento aprovechan esta oportunidad para reiterar su profunda preocupación y firme oposición a la creciente tendencia de recurrir al unilateralismo, a la arbitrariedad, y a las medidas impuestas unilateralmente, las cuales socavan la Carta de las Naciones Unidas y el derecho internacional en su conjunto, incluyendo el uso y la amenaza del uso de la fuerza, así como la presión y las medidas coercitivas unilaterales utilizadas como un mecanismo para lograr objetivos políticos nacionales.

A la luz de lo anterior, renovamos nuestra determinación de continuar trabajando hacia el establecimiento de un mundo multipolar, mediante el fortalecimiento del multilateralismo y de la diplomacia multilateral, y a través de la Organización de las Naciones Unidas y de procesos multilaterales, considerando éstos como los marcos más apropiados para preservar los intereses de nuestros países y para resolver, a través del diálogo y de la cooperación, los problemas que afectan a la humanidad. Precisamente son esos los pilares el derecho internacional, la diplomacia y el multilateralismo, los pilares a través de los cuales debemos promover los grandes cambios que demanda la humanidad.

Para concluir, hoy cuando conmemoraremos el 64º Aniversario de la también histórica Conferencia Afroasiática de Bandung (1955), en la cual se sentaron las bases para el establecimiento de nuestro Movimiento de Países No Alineados (Mnoal), hacemos un llamado a los miembros de la comunidad internacional, desde la misma casa del multilateralismo y desde este emblemática Sala de la Asamblea General, para que se unan a los esfuerzos que desde el Sur venimos adelantando para lograr la plena realización de los tres pilares de la Organización: la paz, el desarrollo sostenible y los derechos humanos. ¡Convirtámonos en paladines del multilateralismo efectivo y de la diplomacia para la paz para preservar así a las generaciones venideras del flagelo de la guerra!

Señora Presidenta,

Permítame ahora, de manera muy breve, agregar una reflexión en nuestra calidad de nación y capacidad nacional:

Venezuela es un país que cree en la necesidad de que hay un mundo multicéntrico, un mundo en el cual se equilibre los poderes, en el cual nadie pretenda dominar a otro país. Creemos firmemente en el multilateralismo, en la tolerancia, en el respeto a la diversidad política, en los sistemas económicos divergentes, sociales, culturales que existen en el mundo que deben convivir e interactuar entre ellos. De allí que resaltamos el papel de la Organización de las Naciones Unidas, como máxima expresión del multilateralismo, porque agrupa, tal como se indica en el preámbulo de su Carta fundacional, a todos “los Pueblos de las Naciones Unidas”: no se trata de un club de amigos, sino de un foro para que todos y en la que todos, donde estamos representado de manera diversa.

Es por ello que no podemos dejar de insistir en esta ocasión en la necesidad de reafirmar la plena vigencia de los principios básicos del derecho internacional, recogidos todos en la Carta de las Naciones Unidas: la igualdad de derechos y la libre determinación de los pueblos, la abstención del uso o la amenaza del uso de la fuerza, y la no intervención en asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados. Estos principios deben servir de guía para poner freno a las amenazas de quienes pretenden hoy socavar aquí los derechos y privilegios de un Estado Miembro pleno de la Organización como lo es Venezuela. Esta Asamblea General no debe permitir que las Naciones Unidas sea utilizada para abordar temas bilaterales, ni mucho menos su instrumentalización en una herramienta para intervenir en los asuntos internos de otro Estado y pretender así designar, de manera ilegal, sus autoridades nacionales y representantes diplomáticos.

Recordemos señora presidenta que desde esta tribuna sagrada, este templo del multilateralismo, el propio Presidente de los Estados Unidos, en septiembre del año pasado, anunció medidas coercitivas unilaterales contra mi país y otros países. Eso es excluyente, el rol de ese Estado miembro es excluyente del multilateralismo, se autoexcluye de los principios de la Carta de las Naciones Unidas, de los propósitos. También el vicepresidente Mike Pence hace un par de semanas, en el Consejo de Seguridad, pretendió ya no solo tomar medidas unilaterales desde su gobierno para imponer bloqueos, imponer asedios para hacer sufrir al pueblo, sino que pretendió imponer la dictadura de los Estados Unidos en esta casa, en la Naciones Unidas, y darle órdenes a los Estados miembros, a los gobiernos para de manera descarada pretender impulsar y desconocer las credenciales de Estados miembros con plenos derechos como Venezuela. Eso también es excluyente y es inaceptable, no puede pretender doblegarse el multilateralismo, a partir de presiones, extorsiones y burlar la Carta de Naciones Unidas en su propio centro. Nos solidarizamos con países como Cuba que están siendo sujetos de resucitadas leyes para imponer y fortalecer el bloqueo que han sufrido por más de 60 años, nos solidarizamos con países como Irán que están siendo sujetos de medidas unilaterales, arbitrarias que pretenden hacer sufrir a su pueblo y doblegar la voluntad de su gobierno y de la mayoría de su población.

Concluimos nuestra intervención haciendo un llamado a esta Asamblea General para que reafirme con una sola voz el sentido, propósito y razón de nuestra Organización. Para ello es fundamental que la certidumbre jurídica de los derechos de todos los Estados Miembros de este foro sea respetada. Defendamos el espíritu multilateralista de la Carta de las Naciones Unidas, defendamos la Diplomacia de Paz como la llamamos nosotros, como el presidente Nicolás Maduro ha fortalecido esa idea del comandante Hugo Chávez, la Diplomacia Bolivariana de Paz.

Muchas gracias, muy buenos días.

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram