Intervención del canciller Jorge Arreaza en el Panel Bienal sobre Medidas Coercitivas Unilaterales, en la 42° Sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU

Amigas y amigos.

Reciban un cordial saludo del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros.

El Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) promovió una Resolución, aprobada por este Consejo, que dio pie a la celebración de este importante Panel Bienal sobre las medidas coercitivas unilaterales.

El Movimiento impulsó esta Resolución con el propósito de que este Consejo aborde la discusión sobre este acuciante tema.

Este Panel Bienal forma parte de la labor preparatoria que nos conducirá a elaborar una Declaración de las Naciones Unidas sobre el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos, incluyendo el disfrute del derecho al desarrollo.

Hoy más que nunca, el Movimiento de Países No Alineados resalta la importancia que tiene la lucha contra esas medidas que –ilegalmente– se imponen a países del Sur, a países que luchan por su desarrollo, por su autonomía, por su independencia.

Las medidas coercitivas unilaterales ocasionan grandes sufrimientos a las naciones y pueblos, y dentro de éstos, a los grupos más vulnerables, al boicotear las economías, asfixiar su comercio y promover la destrucción de los sistemas productivos.

Se violan abiertamente los derechos humanos reconocidos en el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; producen muerte, hambre, pobreza, desigualdad y esconden, tras la funesta fachada de “sanciones”, la desestabilización de los sistemas políticos de las naciones a las que les son impuestas.

Este Consejo ha dado un mandato al Relator Especial sobre Medidas Coercitivas Unilaterales, el embajador Idriss Jazairy, quien desafortunadamente por razones de salud no nos acompaña hoy, para que identifique y proponga medidas que garanticen el retiro de las medidas coercitivas unilaterales a los pueblos y Estados a los que les han sido impuestas.

Mediante esa Resolución se ha instado a todos los Relatores Especiales y Mecanismos Temáticos del Consejo, en la esfera de los derechos económicos, sociales y culturales, a que presten debida atención, en el ámbito de sus respectivos mandatos, sobre las repercusiones y consecuencias negativas de las medidas coercitivas unilaterales.

El Mnoal ha llamado a preservar el multilateralismo y a fortalecer la cooperación internacional, a fin de enfrentar los negativos efectos de estas medidas.

Como es sabido, el Mnoal tiene como fundamento los 10 Principios de Bandung. Estos prescriben el respeto a los derechos fundamentales de todas las personas y están consagrados y más vigentes que nunca en la Carta de la ONU.

Los Estados miembros de nuestro histórico Movimiento deben trabajar mancomunadamente para que los países en desarrollo hagan realidad los objetivos y principios que fueron establecidos en Bandung.

El Movimiento de Países No Alineados promueve el respeto a la soberanía y a la integridad territorial de todas las naciones; condena el intervencionismo y la interferencia en los asuntos internos de los Estados; rechaza los actos de amenaza o de agresión y el uso de la fuerza contra cualquier país.

Hoy encaramos un escenario turbulento, signado por la incertidumbre. Vivimos un momento histórico difícil para el multilateralismo.

Preocupan las políticas aplicadas por algunas potencias que pretenden, bajo la práctica del unilateralismo, del cerco diplomático, del bloqueo a las economías e, incluso, la amenaza del uso de la fuerza, vulnerar la soberanía y la independencia política de varios Estados.

Potencias que han optado por el unilateralismo, desconocen acuerdos internacionales, como por ejemplo, el acuerdo sobre el Cambio Climático. Igualmente, desconocen convenios en materia de desarme y pretenden, incluso, adueñarse del espacio ultraterrestre.

En ese camino irrespetan constantemente la Carta de la ONU y las normas fundamentales del derecho internacional. El Movimiento de Países No Alineados impugna esa política anacrónica y antidemocrática.

Hay signos alarmantes en la situación actual: La paz y la seguridad internacionales, el desarrollo económico integral, la justicia social, los derechos humanos y el Estado de derecho están amenazados por esta visión supremacista, autoritaria y unilateralista que pretende dividir al mundo entre amos y esclavos.

No podemos ni vamos a aceptar nunca esa imposición que reniega de los mecanismos de la convivencia y el respeto civilizado entre los Estados.

El multilateralismo es un estupendo ámbito para abordar las complejas amenazas y desafíos que encara el mundo hoy; por eso debe ser reivindicado, es el único ámbito posible.

El Movimiento de Países No Alineados aboga por el establecimiento de un mundo pacífico y próspero, justo y equitativo. Esos objetivos son obstaculizados por aquellos que pretenden perpetuar las desigualdades e inequidades en el mundo.

En la última reunión Ministerial del Movimiento de Países No Alineados, que se realizó en Caracas en julio pasado, los ministros de Relaciones Exteriores del Movimiento, en su Declaración de Caracas, decidieron acciones, en diferentes ámbitos, para fortalecer su histórico rol.

En ese sentido, nuestro Movimiento acordó una serie de medidas específicas, entre ellas, abstenerse de reconocer, adoptar o aplicar medidas coercitivas unilaterales o leyes extraterritoriales, incluidas las llamadas “sanciones” económicas unilaterales.

Asimismo, rechazó otras medidas intimidatorias y restricciones arbitrarias, como las que amenazan la soberanía, la independencia, la libertad de comercio e inversión.

El Movimiento de Países No Alineados se comprometió a perseverar en sus esfuerzos para revertir las medidas coercitivas unilaterales actualmente en vigencia contra varios países. Instó a otros Estados a que hagan lo mismo y ha elevado esta demanda a la Asamblea General y otros órganos de Naciones Unidas.

De conformidad con el derecho internacional, el Movimiento de Países No Alineados apoya a los Estados afectados y exige que se les indemnice por los daños causados.

El Mnoal ha reiterado que si algún país en desarrollo sufre daños económicos, políticos o militares, como consecuencia de la imposición de sanciones unilaterales o embargos, el Movimiento debe expresar su solidaridad.

También ha decidido crear un Grupo de Trabajo sobre Sanciones, coordinado por Venezuela, cuya tarea será avanzar en la posición de principios del Movimiento a este respecto.

Asimismo, el Movimiento de Países No Alineados ha manifestado su profunda preocupación por la promulgación de leyes nacionales, con motivaciones políticas, dirigidas contra otros Estados.

En 2017, al margen del segmento de Alto Nivel del 72º Periodo de Sesiones de la Asamblea General de la ONU, el Movimiento de Países No Alineados adoptó por unanimidad la Declaración Política titulada “La promulgación e implementación de medidas coercitivas unilaterales en violación del derecho internacional y los derechos humanos de los pueblos sujetos a ellas”. Esta declaración es una hoja de ruta para nuestro Movimiento.

Permítanme, para finalizar, unas palabras muy breves a título nacional, que serán desarrolladas por el representante de Venezuela (Jorge Valero). Desde esta tribuna exigimos el levantamiento de las medidas coercitivas unilaterales contra nuestro país. Exigimos la devolución de empresas, activos y dinero que le ha sido robado al pueblo venezolano. Exigimos el cese del bloqueo comercial y financiero contra nuestro pueblo y contra cualquiera de los pueblos que están siendo sometidos a sanciones y que hoy tienen esta magnífica oportunidad de expresarse y de generar conclusiones conjuntas en este evento.

Muchas gracias.

Tags: , , , , , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram