Principios de la Red en Defensa de la Humanidad de Cara a la COP 25

A CELEBRARSE EN MADRID DEL 2 AL 13 DE DICIEMBRE DE 2019

 

Una vez más, la red En Defensa de la Humanidad da a conocer ante esta nueva Conferencia de las Partes COP 25 y la Cumbre Social por el Clima, los principios que reconoce como válidos para enfrentar la actual crisis ecológica:

Preámbulo

El ambiente es el producto de la interacción entre las sociedades y su entorno natural la cual se ejerce mediante procesos de trabajo socialmente organizados. De esto resulta que toda sociedad tiene un ambiente que le es característico. En el sistema mundial contemporáneo esas características expresan los resultados de un desarrollo desigual y combinado, que concentra sus beneficios en las sociedades del centro global, y sus costos y males en las del Sur Global. Esto ha dado lugar a una situación de crisis sistémica, caracterizada por un crecimiento económico incierto; una inequidad social persistente; una inestabilidad política creciente, y un deterioro ambiental constante a escala planetaria. En esta perspectiva, resulta evidente que si deseamos un ambiente distinto es necesario crear una sociedad diferente, en la que las relaciones de los seres humanos entre sí y con su entorno natural sean armónicas, liberen a nuestra especie del peligro de extinción y garanticen la sostenibilidad de su desarrollo.

 

Atendiendo a la gravedad de esta situación, la Red en Defensa de la Humanidad:

En lo ambiental

  • Condena la subordinación de nuestras relaciones con la naturaleza a la lógica neoliberal del mercado, que se traduce en la expropiación de los recursos naturales para el crecimiento sostenido de la acumulación de ganancias privadas.
  • Exige un abordaje multisectorial y multidimensional de la crisis, sustentado en evidencias proporcionadas por las ciencias y las Humanidades.
  • Denuncia el cínico “discurso limpio” de las potencias del Norte que ocultan su responsabilidad histórica y favorecen el desvío de las operaciones “sucias” de las transnacionales hacia el Sur.
  • Exige una reevaluación integral del sistema de gobernanza ambiental existente que se dirija a las causas profundas de la crisis, y sea capaz de promover soluciones reales a estos problemas para las actuales y futuras generaciones.
  • Rechaza reducir la crisis ambiental global a los efectos del cambio climático, y demanda resaltar otros problemas relevantes como la deforestación masiva, la contaminación del aire, el agua y la tierra, el deterioro de la biodiversidad y el colapso de los ecosistemas y de las relaciones entre ellos.
  • Reclama a la comunidad internacional, y en especial a las naciones desarrolladas más contaminantes, el cumplimiento de lo pactado en el Acuerdo de París y de las metas de disminución de emisiones y otras medidas para intentar mantener los índices de aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 °C con respecto a los niveles preindustriales, así como no abandonar los esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5 °C.

REPORT THIS AD

En lo económico

  • Demanda la transformación de los patrones de producción, consumo y distribución del ingreso, para orientar la producción en función de la necesidad social, y no de la demanda solvente, propia del sistema capitalista.
  • Denuncia los insostenibles patrones de consumo sobre los que funcionan los países capitalistas desarrollados y que son exportados a los países subdesarrollados penetrando sus culturas y agravando su situación.
  • Refuta las soluciones de las llamadas “verde”, “azul”, “circular”, que estén incorporadas a formas de organización social que sustentan la explotación del poder transnacional y minimicen el papel de los Estados en el control de las consecuencias sociales de la política ambiental y económica.
  • Reclama que los indicadores de desarrollo y progreso tengan en cuenta los costos ambientales, la equidad social y el desarrollo humano.
  • Reconoce el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas de cada país y denuncia la deuda ecológica de la cual son acreedores los países del Sur Global, actualmente en situación de mayor vulnerabilidad.
  • Exige también que este principio se traduzca en verdaderos mecanismos de financiación y acceso a la tecnología y el conocimiento para los países del Sur Global, y en obligaciones ineludibles para los países industrializados.
  • Condena el control del comercio mundial por las transnacionales y la imposición de acuerdos que legitiman la desigualdad y la exclusión e impiden el ejercicio de políticas públicas soberanas, y aboga por acciones concretas para lograr un intercambio comercial justo y ambientalmente sostenible.
  • Solicita acciones urgentes para frenar la volatilidad de los precios de los alimentos y la especulación en los mercados de productos básicos, como medio indispensable para combatir el hambre y la pobreza.
  • Denuncia la compra masiva de tierras en países del Sur por parte de potencias extranjeras y empresas transnacionales para explotar y/o controlar sus recursos naturales o dedicarlos a proyectos que comprometen el equilibrio de sus ecosistemas.
  • Demanda la concertación de un convenio marco para la responsabilidad ambiental y social de las empresas y legislaciones nacionales que condene prácticas nocivas y abusivas de las mismas, teniendo en cuenta el carácter transnacional de sus operaciones .
  • Promueve la revisión y modificación del sistema de propiedad intelectual vigente a la luz de la agenda de lucha contra el cambio climático y los derechos humanos, de modo que sirva de forma efectiva para la transferencia de tecnologías y de conocimientos ambientalmente sanos.

REPORT THIS AD

En lo social

  • Denuncia la insuficiencia de los esfuerzos por erradicar la pobreza, el hambre, y por garantizar la vida con equidad y justicia social.
  • Reclama enfrentar la crisis climática desde una perspectiva de género. Las mujeres son mayoría entre los colectivos más desfavorecidos y los impactos climáticos adversos les afectan más y acentúan las desigualdades y la discriminación. La contribución de la mujer en el diseño de estrategias y políticas respecto a la adaptación y la mitigación del cambio climático es esencial e imprescindible.
  • Exige el cese de la persecución y los asesinatos de defensores y defensoras del medio ambiente y líderes y lideresas campesinas e indígenas que se oponen al saqueo transnacional de sus territorios.
  • Condena el fomento abierto o encubierto de los discursos de odio, el racismo, la xenofobia, los fundamentalismos religiosos, el fascismo, como medio de los poderosos para enfrentar la crisis.
  • Exige a los organismos de las Naciones Unidas una solución a los desplazados y refugiados climáticos, obligados a dejar sus hogares por inundaciones, sequías, olas de frio y otros eventos meteorológicos motivados por políticas irracionales, inacción gubernamental y cuyas cifras ascienden año tras año.

En lo científico y lo tecnológico

  • Insta a realizar una migración urgente hacia tecnologías no contaminantes sin reducir los análisis del enfrentamiento a la crisis a aspectos meramente tecnológicos y financieros, advirtiendo que toda innovación tecnológica está asociada a cambios – positivos o negativos – en la estructura social.
  • Exige la evaluación precautoria de las tecnologías según sus impactos sociales y ambientales, y demanda la convocatoria urgente de una convención mundial para el control de tecnologías nuevas y emergentes, basada en el principio de precaución y la evaluación participativa.
  • Denuncia la llamada obsolescencia programada y pide que se favorezcan las tecnologías que atiendan a la máxima vida útil de los productos; beneficien la estandarización, la reparación, el reciclaje, y la generación de un mínimo de desechos, así como el impulso al desarrollo de tecnologías endógenas que satisfagan las necesidades humanas con el menor costo ambiental.
  • Exige un cambio de paradigma en torno a la investigación científica, el conocimiento y la innovación social y tecnológica, que fomente la colaboración multidisciplinaria, la investigación coordinada y la difusión y aplicación de sus resultados a gran escala, y permita, en el menor tiempo posible, una transición energética efectiva global y las medidas más adecuadas de mitigación del cambio climático.

REPORT THIS AD

En lo político

  • Advierte a los gobiernos que son responsables de establecer políticas públicas que garanticen servicios esenciales para la vida de todos los ciudadanos, y en especial, en situaciones de desastres.
  • Condena las políticas imperiales, las guerras, la carrera armamentista y en especial la proliferación de las armas nucleares como las mayores agresiones al medio ambiente y a la preservación de la especie humana.
  • Condena las guerras por los recursos naturales desarrolladas por el imperialismo y las oligarquías nacionales que intentan derrocar o impedir el ascenso de gobiernos progresistas y acallar a los movimientos populares que se rebelan contra el sistema de dominación.
  • Pide a los gobiernos colocar la agenda climática como una prioridad de la que depende cualquier otro objetivo, incluso los de desarrollo sostenible, aprobados por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
  • Insta a las naciones desarrolladas a cumplir sus compromisos de financiamiento y asumir otros adicionales que permitan enfrentar con realismo la crisis actual.
  • Exige a los gobiernos integrar la adaptación al cambio climático y la mitigación, en las estrategias nacionales de desarrollo.
  • Exige a los gobiernos elaborar planes contra desastres con la participación de la población, que coloquen la garantía de los derechos humanos y la preservación de la vida en primer lugar, previendo medidas de contingencia para garantizar servicios de energía eléctrica, agua, atención a la salud, alimentación, comunicaciones y materiales de primera necesidad.
  • Rechaza la retirada de EE.UU., uno de los países más contaminantes del mundo, del Acuerdo de París y condena el irresponsable negacionismo que promueve su actual administración, que ha dado carta abierta a proyectos contaminantes que exponen a su población y a la del resto del mundo a los mayores peligros.
  • Se solidariza con todos los Pequeños Estados Insulares que sufren ya las consecuencias más adversas del cambio climático y que tienen en el cumplimiento de estas propuestas la clave de su subsistencia.

REPORT THIS AD

En lo cultural

  • Reconoce y valora la concepción integral de la vida de las culturas originarias y los principios de solidaridad, igualdad, complementariedad y reciprocidad en que se basan en su relación con la naturaleza.
  • Propone trabajar por reconstruir el “sentido común” de nuestras sociedades, de manera que el culto a las posesiones materiales, el dinero y los modos de vida de los ricos y poderosos dejen de ser objetivos a alcanzar.
  • Demanda a los gobiernos acciones desde la educación y la cultura, el control sobre la publicidad comercial, la incitación al consumo desmedido y la creación de falsas necesidades, sobre todo las dirigidas a la infancia y la juventud, para establecer en cambio políticas de impulso a la publicidad de bien público, que constituya fuente de información y prácticas sustentables.
  • Es necesario lograr una nueva ética del consumo que, sin sacrificar lo esencial de las satisfacciones materiales, rechace los productos que resultan de prácticas ecológicamente agresivas, del trabajo esclavo y de otras formas de explotación.

Red En defensa de la humanidad, diciembre 2019

Tags: , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram