Movimiento antiimperialista de Filipinas Kilusan, se opone al Bloqueo Inhumano de EEUU contra Venezuela

La Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Filipinas, recibió un comunicado enviado por Kilusan sa Pambansang Demokrasya (KILUSAN), un movimiento antiimperialista y democrático, a través del cual expresan que millones de personas en todo el mundo han presenciado o se han convertido en víctimas del engaño, la intimidación y la violencia de los Estados Unidos impulsados por la codicia de los capitalistas por los recursos y las ganancias de los países que domina.

En ese sentido, este movimiento señala que al tener la maquinaria de guerra más grande y los recursos para sostener guerras, Washington pone su peso en otros gobiernos y medios de comunicación para apoyar sus medidas despiadadas contra los pueblos y gobiernos que afirman su soberanía y defienden su patrimonio. Tal es el caso de Venezuela, que ahora experimenta un despiadado bloqueo comercial, económico, mediático y diplomático que afecta gravemente la calidad de vida de sus ciudadanos.

Es por ello que alzan su voz en la denuncia de este acto de inhumanidad del gobierno de los Estados Unidos de América, el gobierno que se jacta de liderar el supuesto modelo de democracia en este mundo moderno. Por otro lado, envían su cálida solidaridad con el pueblo venezolano en su resistencia a la hostilidad de los Estados Unidos.

Asimismo, en la misiva pronuncian lo siguiente:

“En nombre de la seguridad nacional de los Estados Unidos, Washington ha impuesto sanciones contra Venezuela desde la última parte de la administración de Barack Obama hasta el presente bajo Donald Trump.

Las sanciones comenzaron con restricciones de visa contra ciertos funcionarios, negando el acceso a sus activos en los EE.UU. y prohibiendo su viaje a ese país. Ahora se incluye una lista muy larga de personas en las sanciones.

Restringió severamente la venta de petróleo venezolano, el alma de la economía venezolana. Ha bloqueado las líneas de crédito a CITGO, subsidiaria de PVDSA desde 2017 y ha instado, desde 2018, a las empresas y bancos extranjeros a que eviten tratar con la estatal PDVSA bajo amenaza de sanciones secundarias.

Los ataques se han trasladado a la Compañía General Minería de Venezuela (Minerven) y al Banco Central de Venezuela (BCV).

Estas sanciones estadounidenses han obligado a Caracas a buscar formas alternativas de seguir vendiendo crudo. Pero el uso de otras monedas de mercados emergentes (lira turca, Yuan) genera mayores costos de transacción y pérdida de valor que el gobierno venezolano debe asumir. Además, los EE.UU. prohibieron el uso de cualquier moneda digital venezolana por parte de cualquier persona o entidad estadounidense, en un ataque al Petro destinado a erosionar aún más los cofres del estado venezolano.

Estas acciones definitivamente representan un bloqueo, cuyo daño para la economía venezolana es enorme ($ 130 mil millones desde 2015). Hasta abril de este año, 9 millones de cajas de CLAP no habían podido ingresar al país porque los bancos estadounidenses no habían procesado los pagos. Una compañía no entregaría 300.000 dosis de insulina ya que CITIBANK bloquea los pagos de Venezuela a los importadores. Este es el grave impacto de este bloqueo para el pueblo venezolano.

Definitivamente, esto no tiene nada que ver con restaurar la “democracia” y la “ley y el orden”. Esto, junto con las décadas de operaciones para sabotear la economía de Venezuela, los intentos de golpe y los preparativos de los Estados Unidos para una intervención militar directa, tienen como objetivo establecer un gobierno listo para dar a los Estados Unidos un fácil acceso al petróleo de Venezuela y otros recursos.

Kilusan pide a los miembros de su red que intensifiquen su campaña contra la agresión intervencionista de los Estados Unidos. Se compromete a difundir la verdad sobre la crisis venezolana, ya que exhorta a todo el mundo a condenar el estrangulamiento injusto de la economía y la población venezolanas”.

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram