Partido Comunista de Filipinas condena acciones injerencistas de Trump para deponer gobierno del presidente Nicolás Maduro

El Secretario General del Partido Comunista de Filipinas, Antonio E. Paris, a través de una carta dirigida a la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Manila, condenó el aumento de los esfuerzos del régimen de Trump para derrocar al gobierno legítimo de la República Bolivariana de Venezuela liderado por el presidente electo democráticamente, Nicolás Maduro.

El representante de este partido aseguró que esto se está haciendo por desesperación, después de que tantos intentos eclosionados de los Estados Unidos no pudieron socavar el apoyo del pueblo venezolano al mandatario nacional y la Revolución Bolivariana.

A continuación el comunicado íntegro:

“Trump y sus títeres no lograron asesinar a Maduro y los líderes militares de Venezuela con el uso de drones. No lograron instigar la violencia generalizada y la barricada de las vías. Fracasaron en un intento de intervención utilizando la llamada “asistencia humanitaria de los Estados Unidos” que llegaría a través de la frontera con Colombia. No lograron que la ONU y 140 países miembros reconocieran a un títere que se declaró a sí mismo como “presidente interino”. No lograron instigar la ira pública contra Maduro por los cortes de energía causados por sus propias operaciones de sabotaje. Y fracasaron en cada intento de instigar un golpe militar contra Maduro.

El último intento, el 30 de abril pasado, con el títere Juan Guaido flanqueado por 2 docenas de desertores militares en la Plaza Altamira, pidiendo a la población que se presentara a la “madre de todas las marchas” hacia el palacio presidencial de Miraflores para expulsar a Maduro, terminó de forma trágica. Algunos centenares de siervos de clase media y alta de Trump marcharon, solo para ser confrontados, no por los militares, sino por los guardias civiles venezolanos con gases lacrimógenos, y de la muy anunciada “madre de todas las marchas” surgió el rostro de miles de chavistas que rodearon de manera protectora el palacio presidencial.

Con el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, declarando que los militares se mantenían firmes con el presidente Maduro y que todas las bases militares en el país operaban normalmente, Guaido y sus colaboradores cercanos se escurrieron nuevamente para esconderse en las embajadas de algunos estados títeres de Estados Unidos. Al día siguiente, el Día Internacional de los Trabajadores, más de 400.000 personas de Caracas y áreas periféricas marcharon al Palacio de Miraflores para condenar los llamamientos anteriores de Guaido a sus amos estadounidenses para que usaran las fuerzas militares de los Estados Unidos para derrocar al gobierno electo de Venezuela, incluso para bombardear a su propio país para “Restaurar la democracia”.

Picado por el fracaso de su último plan, el equipo terrorista de Trump (Mike Pompeo, John Bolton y Elliott Abrams) nuevamente planteó el espectro de una aventura militar directa de los Estados Unidos en Venezuela. Esto, a pesar de la advertencia de 60 países liderados por Rusia que están formando un fuerte escudo contra cualquier agresión directa de los Estados Unidos. La voluntad venezolana de resistir también es fuerte: además de las fuerzas armadas regulares, la milicia se está incrementando a 2.5 millones, de los 1.5 millones actuales. Pero aun así, la amenaza de una opción militar estadounidense contra Venezuela podría llevar a un grave conflicto con consecuencias regionales e incluso globales, en caso de un error de cálculo por parte del régimen de Trump. Debe quedar claro para todos que, al presionar por un cambio de régimen y la reversión de la orientación socialista bolivariana en Venezuela, Trump y su pandilla están violando flagrantemente la Carta de la ONU que prohíbe (en el Capítulo I, Artículo 2 [4]), la amenaza o Uso de la fuerza contra la integridad territorial o independencia política de cualquier estado.

A raíz de su último error en Caracas, el régimen de Trump eligió un objetivo suave al atacar a la Embajada de Venezuela en Washington DC el 14 de mayo para arrestar brutalmente a un grupo de ciudadanos estadounidenses autorizado por el gobierno de Maduro para salvaguardar esta embajada desde que los dos países rompieron relaciones diplomáticas. .Después de un mes de rodear a esta embajada con matones de derecha y racistas, se movilizaron agentes federales de los EE. UU., fuertemente armados, reclamando hacer cumplir la solicitud de un falso “embajador” supuestamente nombrado por un falso “presidente interino”. Esta redada es una violación del artículo 22 de las Convenciones de Viena de 1961 sobre relaciones diplomáticas, que requiere que las embajadas extranjeras estén protegidas por el gobierno anfitrión, incluso cuando los países están en guerra o han roto relaciones diplomáticas. El derecho internacional exige que las sedes diplomáticas sean siempre inviolables. Pero las violaciones estadounidenses del derecho internacional nunca son objeto de informes de prensa generados para el consumo internacional (incluida Filipinas) por parte de los tres portavoces imperialistas: Associated Press (AP), Agence France-Presse (AFP) y Reuters.

Hasta ahora, el único éxito que ha logrado el régimen de Trump es sangrar a la economía venezolana: apoderarse de los ingresos y activos del gobierno venezolano en los Estados Unidos, prohibir la venta de petróleo venezolano a otros países a través de un embargo y apoyar el robo de oro venezolano en bancos británicos en el Reino Unido. Venezuela perdió un estimado de $ 130 billones por las sanciones de Estados Unidos que comenzaron con el gobierno de Obama en 2014. Algunos economistas calculan que 40.000 venezolanos han muerto en los últimos 2 años como resultado directo de las sanciones que impiden que el gobierno bolivariano compre medicamentos de los Estados Unidos y otros países occidentales, particularmente insulina y medicamentos cardiovasculares para millones de venezolanos con diabetes e hipertensión. El bloqueo de EE.UU. está destinado a matar de hambre y matar al pueblo, y se debe a la fuerte caída en los precios del petróleo venezolano (a un tercio del nivel anterior) desde hace una década. Esto llevó a la escasez de alimentos y medicamentos, lo que obligó a cientos de miles de venezolanos a emigrar.

Las sanciones de Estados Unidos y la fuerte caída en los ingresos petroleros de Venezuela limitaron severamente el espacio para la estabilidad en el país. Las sanciones impiden las inversiones internacionales para el desarrollo interno, ya que el gobierno no puede comprar materias primas y equipos. Incluso el sistema de racionamiento de alimentos subsidiado, la provisión a un costo reducido de una bolsa grande de alimentos (que contiene arroz, frijoles, pasta, aceite de cocina, azúcar, harina, etc.) a cada residente cada 2 semanas, está siendo ahora el objetivo. Las compañías extranjeras que continúan exportando alimentos y medicinas a Venezuela están siendo amenazadas con sanciones estadounidenses. También están amenazadas con sanciones las compañías extranjeras que asisten a la Gran Misión de Venezuela (Gran Misión de Vivienda, iniciada por el ex presidente Hugo Chávez) que ya ha construido 2.6 millones de viviendas para los trabajadores desde 2011.

Pero el pueblo venezolano entiende perfectamente lo que está sucediendo. Saben cuánto peor sería si la oposición tuviera éxito en derrocar al gobierno y privatizar el sector estatal de la economía. El pueblo venezolano entiende que la nacionalización de Chávez de la rica industria petrolera del país proporcionó los recursos para mitigar la pobreza extrema y mejorar la vida de los trabajadores y campesinos en Venezuela. Durante 20 años, el pueblo venezolano ha desarrollado una fuerte conciencia revolucionaria y una firme determinación de defender y promover la Revolución Bolivariana hacia el socialismo.

Por lo tanto, el PKP-1930 pide al pueblo filipino y a la comunidad internacional que condenen la intensificación de los esfuerzos del régimen de Trump para derrocar al presidente Maduro y la Revolución Bolivariana. ¡No a la usurpación imperialista de la libre voluntad del pueblo venezolano! ¡No al bloqueo de Estados Unidos contra la República Bolivariana de Venezuela! ¡No a una aventura militar estadounidense contra Venezuela!”

Tags: , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram