Colectivo de Protección de la antigua Embajada de Venezuela envía mensaje urgente al Departamento de Estado de Estados Unidos

Ante las constantes agresiones de Washington contra el pueblo venezolano y  amenazas de ocupación ilegal a la antigua sede diplomática venezolana en Estados Unidos, un grupo de activistas estadounidenses denominado Colectivo para la Protección de la Embajada (Embassy Protection Collective) determinó con anuencia del Estado venezolano, permanecer dentro de la misma, con el fin de resguardar sus espacios.

Cortes de luz, prohibición de la entrega de alimentos al Colectivo de Protección de la antigua Embajada,  y el asedio de los simpatizante opositores dejan a la vista las acciones de un plan internacional contra la nación suramericana, y representan una clara violación a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas.

Ante las acciones ilegales del gobierno estadounidense, el Colectivo de Protección de la Embajada dirigió un mensaje urgente al Departamento de Estado de los Estados Unidos, presentado a continuación:

13 de mayo de 2019
Departamento de Estado de los Estados Unidos
Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela
De: Embajada Protección Colectiva
Asunto: Salida de la Embajada de Venezuela
Fecha: 13 de mayo de 2019

Este es el día número 34 de nuestras vidas en la embajada de Venezuela en Washington, DC. Estamos preparados para permanecer otros 34 días, o el tiempo que sea necesario para resolver la disputa de la embajada de manera pacífica y coherente con el derecho internacional.

Este memo es enviado a los Estados Unidos y a Venezuela, así como a los miembros de nuestro Colectivo y aliados. Alentamos a la gente a publicar este memorándum, ya que se necesita un proceso transparente para evitar que Estados Unidos tome una decisión unilateral que podría afectar la seguridad de las embajadas en todo el mundo y conducir a un conflicto militar.

Hay dos formas de resolver el problema en torno a la embajada de Venezuela en DC. Lo explicaremos adelante.

Antes de hacerlo, reiteramos que nuestro colectivo está conformado por personas y organizaciones independientes que no están afiliadas a ningún gobierno. Si bien todos somos ciudadanos estadounidenses, no somos agentes de los Estados Unidos. Y aunque estamos aquí con el permiso del gobierno venezolano, no somos sus agentes o representantes.

Estamos aquí en la embajada legalmente. No estamos violando ninguna ley. No entramos ilegalmente y no estamos invadiendo.

1. Salida por un Acuerdo con una Potencia Protectora:

La salida de la embajada que mejor resuelve los problemas en beneficio de los Estados Unidos y Venezuela es un Acuerdo mutuo con una potencia protectora. Estados Unidos quiere una Potencia Protectora para su embajada en Caracas. Venezuela quiere una Potencia Protectora para su embajada en DC. Tales acuerdos no son infrecuentes cuando se cortan las relaciones diplomáticas.

Un acuerdo con una potencia protectora evitaría un conflicto militar que podría conducir a una guerra. Una guerra en Venezuela sería catastrófica para Venezuela, los Estados Unidos y la región. Resultaría en vidas perdidas, migración masiva por el caos y el conflicto de guerra. Le costaría a los Estados Unidos billones de dólares y se convertiría en un problema que involucraría a los países aliados de todo el mundo.

Estamos sirviendo como protectores interinos con la esperanza de que las dos naciones puedan negociar esta resolución. Si esto ocurre, sacaremos las pancartas del edificio, empacaremos nuestros materiales y nos iremos voluntariamente. La electricidad podría reactivarse y saldremos.

Sugerimos realizar un recorrido registrado por video con los funcionarios de la embajada para demostrar que el Colectivo de Protección de la Embajada no dañó el edificio. El único daño al edificio ha sido infligido por los partidarios del golpe de Estado en el curso de sus vandálicas entradas al edificio, las cuales no fueron condenadas.

2. Estados Unidos viola la Convención de Viena, hace un desalojo ilegal y arrestos ilegales.
Este enfoque violaría el derecho internacional y está lleno de riesgos. Los Estados Unidos tendrían que cortar las cadenas en la puerta principal colocada por el personal de la embajada y violar la embajada. Hemos colocado barreras allí y en otras entradas para protegernos de los allanamientos y amenazas constantes de los intrusos que la policía está permitiendo. El hecho de que la policía no haya protegido a la embajada y a los ciudadanos estadounidenses que están dentro nos ha obligado a tomar estas medidas.

Los Protectores de la Embajada no se atrincherarán ni se esconderán en la embajada en caso de que la policía ingrese ilegalmente. Nos reuniremos y reafirmaremos pacíficamente nuestros derechos a permanecer en la construcción y el respeto del derecho internacional.

Cualquier orden de desalojo a solicitud de los conspiradores del golpe de Estado que carecen de autoridad de gobierno no será una orden legal. El golpe ha fracasado varias veces en Venezuela. El gobierno electo está reconocido por los tribunales venezolanos en virtud del derecho venezolano y por las Naciones Unidas en virtud del derecho internacional. Una orden de los conspiradores de golpe designados por los Estados Unidos no sería legal.

Dicha entrada pondría en riesgo a las embajadas de todo el mundo y las de los Estados Unidos. Nos preocupan las embajadas y el personal de Estados Unidos en todo el mundo si se viola la Convención de Viena en esta embajada. Establecería un precedente peligroso que probablemente se usaría contra las embajadas de Estados Unidos.

Si se realiza un desalojo y arrestos ilegales, serán culpables todos los responsables de las tomas decisiones en la cadena de mando y a todos los oficiales que cumplan las órdenes ilegales.Si hay un aviso de que estamos ingresando ilegalmente y necesitamos desalojar las instalaciones, envíelo a nuestra abogada Mara Verhayden-Hilliard, contacto que se encuentra al final de este memo.

Nos hemos ocupado de esta embajada y solicitamos un recorrido registrado por vídeo del edificio antes de cualquier arresto. Esperamos que se pueda lograr una solución sabia y tranquila a este problema para evitar la escalada de este conflicto.

No hay necesidad de que Estados Unidos y Venezuela sean enemigos. Resolver esta disputa de la embajada diplomáticamente debería llevar a negociaciones sobre otros asuntos entre las naciones.

El Colectivo de Protección de la Embajada, 13 de mayo de 2019.

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram