Plan Vuelta a la Patria: Política social en beneficio del pueblo venezolano

La estrategia de guerra no convencional, vista a través de las sanciones económicas impuestas por el presidente Donald Trump hacia Venezuela y otros países que no colindan con sus intereses hegemones, como Irán, Siria y Rusia, así como el endurecimiento de las relaciones comerciales con China, han servido de estímulo para que el gobierno venezolano inicie la búsqueda de alternativas geopolíticas y geoestratégicas en diferentes áreas.

En el contexto de la Diplomacia Bolivariana de Paz, el canciller Jorge Arreaza se ha dado a la tarea de realizar en las últimas semanas un despliegue diplomático por países de Asia, Europa y Medio Oriente, viendo el escenario internacional como un campo de batalla estratégico en cumplimiento con las órdenes del jefe de Estado, Nicolás Maduro Moros.

Las múltiples pretensiones de la administración Trump por deslegitimar el proceso electoral por el cual resultó reelecto Nicolás Maduro como presidente de la República Bolivariana de Venezuela y el llamado a reconocer a Juan Guaidó no ha contado con el respaldo internacional. Diversas han sido las posturas, tanto de gobiernos, como de organismos internacionales -la Organización de las Naciones Unidas, Parlasur, Unasur, Unión Europea, Comunidad del Caribe y las más recientes como la del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, por mencionar algunos que no validan en bloque la opción de otro presidente que no sea Nicolás Maduro.

Bloqueo económico como estrategia de intervención

Violatoria del derecho internacional, hostil y golpista, tres palabras que resumen la política estadounidense hacia el gobierno venezolano desde la llegada del líder de la Revolución Bolivariana, Hugo Chávez, cuando aún no habían recurrido a la “crisis humanitaria” como diatriba desestabilizadora. ¿Qué motiva entonces el actual bloqueo internacional que lidera la Casa Blanca contra Venezuela? ¿Pueden las supuestas razones humanitarias justificar una intervención en el país suramericano? Según el informe publicado por el Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) “Las consecuencias económicas del boicot a Venezuela”, el argumento de injerencia se desploma cuando la misma “crisis humanitaria” es consecuencia directa del boicot que ejerce el gobierno de Estados Unidos contra Venezuela, a través del instrumento de guerra económica basada en la hegemonía financiera.

Plan Vuelta a la Patria

Fernando Sánchez, un trabajador de la comunicación, da fe de esa arremetida sistemática. Relató que en los 11 meses que estuvo en Perú se dio cuenta de todas las acciones que hacían contra su país. “Ellos saben que hacen mucho daño, pudiendo tomar otras acciones, como levantar las sanciones”.

En esa misma línea, Alexandra Centeno, una madre soltera que regresó este sábado a su país proveniente de Perú, comentó que las sanciones contra Venezuela son muy malas y que es el pueblo quien paga las consecuencias de las acciones de la administración Trump.

“Para nadie es un secreto que la situación en Venezuela es compleja, pero es producto de las sanciones de Estados Unidos”, expresó Centeno.

“No hay crisis humanitaria en Venezuela. La crisis que hay es a nivel mundial”, afirmó, por su parte, Suair Marife Delgado, Madre de dos niños.

Cabe resaltar que en la jornada de vuelos simultáneos habilatada este fin de semana, retornaron desde Perú 270 venezolanos y venezolanas.

Pese al sustento teórico del informe, el mismo no dista de exponer los argumentos de Sanchez, Centeno o Delgado. Dicho documento detalla entre otras cosas, que las pretensiones occidentales son de índole político y tienen que ver con los retos para enfrentar la hegemonía estadounidense, que están en el seno del pensamiento revolucionario y su apuesta por un mundo multipolar desafiando a la Doctrina Monroe.

Geopolítica del Plan Vuelta a la Patria

Desde agosto de 2018, Venezuela puso en marcha el Plan Vuelta a la Patria, creado por el presidente Nicolás Maduro, que estableció un puente aéreo y terrestre para el retorno voluntario de quienes migraron hacia otros países y no consiguieron oportunidades de vida, y donde, por el contrario, fueron agredidos, explotados y criminalizados.

Hasta la fecha, las palabras y mensajes de agradecimiento hacia el presidente Maduro no paran. El mensaje de Sánchez “a mi presidente es que siga adelante, en pie de batalla (…) que no abandone esta lucha, no desmaye presidente”.

En ocho meses, el pretencioso plan nunca antes llevado a cabo por otro Estado ha alcanzado la cifra de más de 13.810 retornados y retornadas desde ocho países: Brasil (6.925); República Dominicana(276); Ecuador (2.627); Colombia (764); Argentina (344); Chile (272); Panamá (1); y Perú (2.561). Se ha consolidado como uno de los logros más sólidos de la política exterior venezolana, al debilitar una de las matrices de opinión más difundidas en la guerra de cuarta generación o guerra mediática contra Venezuela, según la cual quienes emigran lo hacen huyendo del “régimen político”, y con la que se ha pretendido sustentar una presunta intervención humanitaria, violentando así la soberanía del país.

Venezuela libra hoy una guerra en disímiles frentes; una guerra que va ganando, de a poco y con el apoyo de su pueblo.

Plan Vuelta a la Patria: Política social en beneficio del pueblo venezolano

Tags:

Temas: Plan en marcha, Plan Vuelta a la Patria.

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram