Partido Comunista italiano rechaza acciones imperialistas contra Venezuela

El Partido Comunista Italiano (PCI), en estas horas tan difíciles para el pueblo venezolano y para la Revolución, se declara abierta y totalmente al lado del legítimo Presidente Nicolás Maduro Moros y la Revolución “chavista” venezolana. A las cien formas y prácticas “golpistas”, reaccionarias, y pro imperialistas que desde los primeros días de la Revolución, se han materializado en Venezuela, se agregó el pasado, 23 de enero, la acción farsa del jefe de la Asamblea Nacional (apoyado política y económicamente por los Estados Unidos) Juan Guaidó, quien en la Plaza Venezuela, jurando sobre la Constitución, se proclamó presidente de la República Bolivariana de Venezuela. 

La acción golpista, acordada con Washington, tuvo inmediatamente el apoyo enfático de Trump, quien reconoció a Juan Guaidó como el nuevo presidente de Venezuela. Los Estados Unidos inmediatamente amenazaron con “actuar de cualquier manera” si el gobierno venezolano interviniera en defensa de la Revolución, en defensa del presidente Maduro y en contra de la continuación de las acciones golpistas de la Asamblea Nacional y Juan Guaidó.

Junto con el enésimo intento de golpe de Estado venezolano y junto con Trump, se declaró el nuevo líder del ala de la extrema derecha de la línea imperialista latinoamericana, el nuevo presidente brasileño Jair Bolsonaro. Inmediata e inquietante en su subordinación a las fuerzas de Washington y Venezuela, es el apoyo de la Unión Europea a Juan Guaidó: Federica Mogherini, alta Representante de la UE para la política exterior y exponente, en Italia del Partido Democrático, declaró inmediatamente el pleno apoyo de la UE a la Asamblea Nacional; Donald Tusk, el presidente del Consejo de la UE, lanzó un llamado a todos los estados miembros de la UE con el objetivo de que reconocieran de inmediato a Juan Guaidó como el nuevo presidente de Venezuela; Antonio Tajani, presidente del Parlamento de la UE, dijo que “como Maduro ya no tiene la legitimidad democrática para gobernar, las manifestaciones de libertad del pueblo venezolano deben ser respetadas”.

Ante la constitución de este singular frente reaccionario que va de Juan Guaidó a las fuerzas capitalistas y golpistas venezolanas, desde los EE.UU. a la UE, a través de la República Federativa de Brasil de Bolsonaro, Maduro, legítimamente establecido como Presidente el 11 de enero pasado, respondió de inmediato desde el balcón del Palacio de Miraflores  que “no pasará el enésimo intento de golpe de Estado”, lanzando un ultimátum a todos los diplomáticos estadounidenses, para que en 72 horas salgan de Caracas y ordenando interrumpir las relaciones diplomáticas y comerciales “con el gobierno imperialista de Washington”.

La posición adoptada por la República de Cuba del lado de Maduro fue clara: “Expresamos nuestro apoyo y nuestra solidaridad con el presidente Nicolás Maduro después de que las fuerzas imperialistas trataron de desacreditar y desestabilizar la revolución bolivariana”, dijo el presidente cubano, Miguel Díaz. -Canel. Igualmente, clara fue la solidaridad con Maduro expresada por el presidente boliviano, Evo Morales: “Nuestra solidaridad con el pueblo venezolano y su hermano Nicolás Maduro, en estas horas decisivas, cuando las garras del imperialismo intentan nuevamente dañar la democracia y la autodeterminación de los pueblos es total. Nunca seremos de nuevo el patio trasero de los Estados Unidos”. E incluso el portavoz del presidente mexicano, López Obrador, dijo que “por ahora no hay cambio de posición con respecto a Venezuela: México continúa reconociendo a Nicolás Maduro como presidente del país”.

A pesar de todo esto, altísima, por parte de todas las fuerzas comunistas, izquierdistas, antifascistas, democráticas, en Italia e internacionalmente, la guardia en defensa de la Revolución venezolana. Esto se debe a que, junto con las fuerzas golpistas venezolanas, además de los Estados Unidos y la Unión Europea, también Canadá y otros estados latinoamericanos se han alineado, con el objetivo de aumentar la presión política internacional contra Maduro y pedir acciones contrarrevolucionarias al mismo ejército venezolano. Tomar este objetivo, para el frente imperialista internacional, no será fácil: el ejército venezolano parece estar, como siempre, desplegado junto a la Revolución y, en estas horas, el Ministro de Defensa de Venezuela, el general Vladimir Padrino López, declaró que las Fuerzas Armadas de su país “No aceptan un presidente impuesto por intereses oscuros y que se haya proclamado al margen de la ley”, confirmando su apoyo a Nicolás Maduro.

Dicho todo esto, las fuerzas internacionales que se alinean junto a Maduro, desde los comunistas hasta todas las fuerzas antiimperialistas, democráticas y antifascistas, saben bien cuál es la fuerza de la reacción mundial y, por lo tanto, deben estar preparadas para defender la Revolución venezolana. El PCI hará su deber internacionalista, comenzando por exigir que el gobierno italiano no reconozca como legítimo el acto golpista de Juan Guaidó y que no esté servilmente al lado de los Estados Unidos y de la UE.

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram