¿Qué es y de qué se ocupa la Asamblea General de la ONU?

“Conseguir que las Naciones Unidas sean pertinentes para todos: liderazgo mundial y responsabilidades compartidas para lograr sociedades pacíficas, equitativas y sostenibles”, será el tema central del Debate General del 73º periodo de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), que se inauguró el pasado 18 de septiembre bajo la presidencia de la diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Establecida en 1945, la Asamblea General es el principal órgano de las Naciones Unidas donde se toman algunas de las decisiones más importantes del mundo. En ella se celebra, cada septiembre, el Debate General en el que se aborda la situación política, económica y social del planeta.

La Asamblea General es el órgano normativo y deliberativo de la ONU, y el único que cuenta con representación universal al estar representados sus 193 Estados miembros.

Cada nación tiene el mismo poder en la toma de decisiones, que requiere una mayoría de dos tercios cuando se trata de asuntos de vital importancia: la paz y la seguridad, la admisión de nuevos miembros y los asuntos presupuestarios, entre otros temas.

El principal órgano de las Naciones Unidas elige, además, al Secretario General del organismo multilateral y a los miembros del Consejo de Seguridad.

Bajo su auspicio han sido adoptados más de 500 Tratados internacionales. En 2015, los Objetivos de Desarrollo Sostenible fueron aprobados por la Asamblea General.

Este año, el Debate General se desarrollará entre el 25 de septiembre y el 1 de octubre. La intervención de la República Bolivariana de Venezuela se ha previsto para el jueves 27 de septiembre, día en que también intervendrán las representaciones de Vietnam, Guinea Ecuatorial, Haití, Palestina, Unión Europea, Israel, Indonesia, Italia, Países Bajos, Jamaica y España.

Al margen de este debate, la delegación nacional cumplirá una importante agenda diplomática de carácter bilateral y multilateral; en este último ámbito, en ejercicio de la presidencia del Movimiento de Países No Alineados (Mnoal) que ostenta la nación petrolera desde septiembre de 2016.

Venezuela: una voz insurgente contra el imperialismo en la Asamblea General

Ha sido, precisamente, la Asamblea General de las Naciones Unidas el principal foro de concertación donde la República Bolivariana de Venezuela ha elevado su voz con firmeza ante las pretensiones hegemónicas del gobierno de los Estados Unidos, durante las últimas dos décadas.

Justo este 20 de septiembre se cumplen 12 años del histórico y memorable discurso del Comandante Hugo Chávez ante la Asamblea General, durante el cual respondió contundentemente al exmandatario estadounidense, George Bush, y denunció no solamente las políticas del gobierno norteamericano en contra de aquellos países que denominaba el “eje del mal”, sino también las pretensiones de dominación mundial de Washington.

“Ellos quieren imponernos el modelo democrático como lo conciben, la falsa democracia de las élites; además un modelo democrático muy original, impuesto a bombazos, a bombardeos y a punta de invasiones y de cañonazos, vaya qué democracia”, alertaba el entonces mandatario venezolano en 2006.

En su histórico discurso, en el que pronunció inicialmente la célebre frase “huele a azufre”, el Comandante Chávez denunció, además, las amenazas de Estados Unidos contra Venezuela y -en paralelo- propuso la “refundación” del organismo, considerando que el sistema de Naciones Unidas fue convertido en un órgano meramente deliberativo sin ningún tipo de poder para impactar la realidad del mundo.

Bajo amenazas

Doce años han transcurrido desde entonces y lejos de cesar las amenazas, la actual administración estadounidense ha intensificado su política hostil sobre Caracas. Incluso el mismo presidente Donald Trump amenazó con el uso de la fuerza militar contra Venezuela.

El antecedente de estas y otras intenciones intervencionistas se halla en la Orden Ejecutiva suscrita en marzo de 2015 por el expresidente Barack Obama, según la cual declaró a la República Bolivariana como una “amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad” del país norteamericano.

A partir de esa decisión, Estados Unidos ha impuesto una serie de medidas coercitivas unilaterales al Estado venezolano, incluyendo las pretendidas sanciones al presidente Nicolás Maduro y a otros altos cargos del Gobierno venezolano.

Las nefastas consecuencias de estas acciones han sido denunciadas en reiteradas ocasiones por el canciller de la República, Jorge Arreaza, en distintos foros internacionales; entre ellos, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“Han hecho difícil que Venezuela pueda recibir lo fundamental y básico para la producción, para la alimentación, para la salud de nuestro pueblo”, especificó el diplomático el pasado 11 de septiembre desde Ginebra.

Es en este contexto en el que la delegación venezolana asistirá al 73º periodo de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas para rechazar, una vez más, la injerencia y las amenazas intervencionistas de Washington sobre Caracas. LO / Foto: ONU

Tags: , , , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram