Venezuela recibe premios de educación en arquitectura en Pontevedra

El Proyecto venezolano “Escalera de la quinta calle del Barrio de Marín”, recibió el premio internacional del primer Bienal Internacional de Educación en Arquitectura para la Infancia y la Juventud (Ludantia), otorgado por el Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia, en la ciudad de Pontevedra.

Mireya Peña Acosta viajó a Pontevedra, desde Caracas, para recibir en nombre del colectivo Unidos San Agustín Convive el galardón obtenido, “con nuestras escaleras del barrio buscábamos humanizar nuestra comunidad, y lo hemos conseguido gracias a este trabajo en equipo con los más pequeños”, expresó.

También se otorgó una mención honorífica a otro proyecto venezolano “La Escuela que Soñamos”, inspirado también en el Barrio Marín de la Parroquia San Agustín, y elaborado por la creadora argentina Camila Espigarrabia.

La inauguración formal del evento estuvo a cargo de Miguel Anxo Fernández Lores, alcalde de la provincia de Pontevedra; Carmela Silva Rego, presidenta de la Diputación de Pontevedra; y Antonio Maroño Cal, Decano del Colegio de Arquitectos y organizador del primer Bienal.

Este diseño de las escaleras venezolanas se impuso sobre 84 proyectos presentados donde también fueron premiados proyectos de Palma de Mayorca y la Coruña de España.

Venezuela obtuvo el primer premio con este proyecto comunal que es imagen de una comunidad integral, conformada por los Consejos Comunales de la conocida parroquia caraqueña, aglutinados a través del Colectivo Unidos San Agustín Convive.

Representa un espacio de identidad y juega un rol social de humanización del medio ambiente. Se encuentra ubicado en la Parroquia San Agustín del Sur, en la ciudad de Caracas, capital de Venezuela.

El plan comprende la integración social de los niños y niñas de la zona. La escalera es un elemento arquitectónico que configura una forma de habitar distinta, el cual ha sido apropiado por los habitantes del sector, y ha dejado de ser un elemento utilitario para pasar a ser un espacio colectivo de habitar.

Lo destacado de esta obra es que ha logrado un gran resultado usando poco material, además de enseñar que los proyectos pueden incorporar grupos diversos de niños y niñas, de distintas edades, diseñando bien sus métodos participativos.

“Nuestros niños han dejado un cambio espacial duradero en el vecindario, y tienen un lugar seguro en el recuerdo de cada uno de ellos. A través de su pintura, la escalera ha dejado de ser un elemento funcional, hoy se ha transformado en un rio de emociones por donde todos los que vivimos en el Barrio Marín pasamos diariamente”, resaltó Mireya.

Durante el recibimiento de este premio, Mireya Peña expresó su emoción por ser ampliamente ovacionada  por el público, y sostuvo que el trabajo continuará para tender puentes con otras parroquias del área metropolitana de la ciudad de Caracas e incluso para estrechar relaciones con entidades comunales de otros países.

Por último, Martín Pacheco Morillo, Cónsul General de la República Bolivariana de Venezuela en Vigo, quien acompañó a Mireya Peña en el evento, destacó la importancia de la humanización de los proyectos arquitectónicos. “Las luchas por la dignificación de los espacios sociales, por nuestra cultura, por mejorar nuestras comunidades han sido alianzas concretadas que el pueblo venezolano ha alcanzado con nuestro Gobierno. Hemos trabajado de manera conjunta para que los territorios populares sean autogobernados, en donde la participación y la justicia social colmen la vida de nuestra gente”, expresó Pacheco.

Fotogaleria

Tags: , ,

Twitter Facebook Instagram YouTube
PersicopeTelegram